_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Grecia debe recibir a expertos extranjeros

Grecia necesita recibir a expertos extranjeros con los brazos abiertos. Atenas es incapaz de resolver sus problemas por sí sola. El aparato estatal no funciona y se necesita la ayuda externa para su reconstrucción. Pero primero los griegos deben dejar de ver a los extranjeros como invasores y hacerlo como potenciales salvadores.

Un cambio así de mentalidad será difícil de propiciar, dado que puede parecer una cesión de soberanía. Pero consideremos las alternativas. Grecia ha perdido la credibilidad con sus acreedores. Solo se ha mantenido a flote porque el resto de los europeos aún no han descubierto la manera de desenchufar sin que ellos mismos se vayan también por el desagüe. Pero Alemania y los demás pueden haber encontrado finalmente la manera de minimizar el contagio, en cuyo caso Grecia verá mermada su financiación y estará entonces en la vía rápida para la salida del euro. Incluso si el resto de Europa mantiene a Grecia con el gota a gota, el país estará dando bandazos de un plan de austeridad a medias a otro. Parte del fracaso se debe a una inadecuada voluntad política; pero otra parte se debe también al fracaso de la maquinaria del Gobierno. Los tribunales, el servicio de recaudación de impuestos y la Administración pública simplemente no están funcionando.

La mejor forma de avanzar es pensar que Grecia ha sufrido el equivalente económico a una guerra o a un desastre natural y hacer un llamamiento a los expertos para su reconstrucción. Se necesitan economistas, abogados, banqueros y administradores. Lo ideal es que muchos hablen griego, lo que apunta a la contratación de talentos en la diáspora. Si los griegos son capaces de pedir ayudar en lugar de aceptarla de mala gana, eso podría a su vez producir un cambio de actitud en sus acreedores. El resto de Europa podría empezar a creer que Grecia no es una causa perdida después de todo. Incluso podría ser una manera de inclinar el programa desde la austeridad a corto plazo hacia las reformas estructurales. Lo que a su vez haría que el plan de recuperación fuera más fácil de lograr.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_