Representan ocho de cada diez personas que buscan su primer empleo

Los empresarios podrán contratar a 380.000 jóvenes bonificados

En el mercado laboral español hay 380.000 jóvenes parados de entre 16 y 29 años que buscan su primer empleo, según los datos oficiales que maneja el Ejecutivo. Es el colectivo cuya contratación estará próximamente exenta del pago de cotizaciones durante el primer año del contrato, según la intención del presidente electo del Gobierno, Mariano Rajoy.

Aún no se sabe cuándo, pero probablemente en algún momento durante el primer trimestre de 2012 el nuevo Gobierno tiene previsto abrir una mesa de diálogo social para elaborar un plan de empleo juvenil que intente poner remedio a la tasa de paro de los menores de 30%, que asciende al 46% y es, con diferencia, la más elevada de la Unión Europea.

De las palabras del presidente electo del Gobierno, Mariano Rajoy, en su discurso de investidura del lunes se desprende que, al margen de los acuerdos a los que se llegue con los agentes sociales, el Gobierno "garantizará una bonificación del 100% a las cotizaciones de la Seguridad Social durante el primer año en el caso de la contratación de menores de 30 años que accedan a su primer empleo".

¿Cuántos jóvenes forman ese colectivo bonificable? Pues según los datos oficiales de la encuesta de población activa (EPA), en el tercer trimestre de este año había en España 380.000 personas de entre 16 y 29 años que se declaraban parados en busca de su primer empleo, que son los que podrán contratar los empresarios sin pagar cotizaciones durante los 12 primeros meses del contrato, cuando esta bonificación entre en vigor.

Este grupo de jóvenes -que se ha multiplicado por dos desde el inicio de la crisis a mediados de 2008- suponen ocho de cada diez personas que en España buscan actualmente su primer empleo (ver gráfico). Teniendo en cuenta esto último, se puede obtener un perfil claro del joven que podrá ser objeto de esta bonificación empresarial por su contratación. En primer lugar, el colectivo está formado por más hombres (198.900) que mujeres (181.100), si bien la diferencia no es muy remarcable.

Más de un año buscando trabajo

Además, según los datos estadísticos, el grupo más nutrido llevaría más de dos años buscando ese primer empleo. Y, en cualquier caso, aproximadamente la mitad de ellos llevan más de un año en esa circunstancia.

En cuanto al tipo de trabajador al que estarán destinadas estas bonificaciones, la información que proporciona la EPA es que son en su inmensa mayoría personas con estudios de primera etapa de educación secundaria, con graduado escolar o equivalente o segunda etapa de educación secundaria.

Precisamente ayer, la Comisión Europea presentó un plan denominado Iniciativa de Oportunidades para la Juventud, en el que recomienda a los países miembros incentivar la movilidad de los jóvenes trabajadores dentro de la UE y promover los puestos denominados de aprendiz en Europa (aquellos que compaginan formación profesional con prácticas).

Bruselas reprocha a España que no use los fondos

El comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor, aseguró ayer que España "es uno de los países donde se están detectando problemas" en el uso del Fondo Social Europeo (FSE), unas ayudas destinadas a fomentar el empleo en los Estados miembros, informa Efe.

Andor se pronunció así al presentar la Iniciativa de Oportunidades para la Juventud, un conjunto de medidas concebidas para combatir la alta tasa de desempleo juvenil que afecta a la UE.

En esta propuesta, la Comisión invita a los Estados miembros a hacer uso de los 30.000 millones del Fondo Social Europeo (FSE) correspondientes al periodo 2007-2013 que están aún sin asignar y que podrían destinarse a programas de inserción laboral para los jóvenes. Al ser preguntado en rueda de prensa sobre las causas de la alta tasa de paro juvenil en España, Andor afirmó que "es uno de los Estados miembros donde se están detectando problemas en el uso del FSE", entre otros motivos.

En 2010, la CE ya alertó del bajo uso de los fondos estructurales y de cohesión -en los que se incluye el FSE- que correspondían a España para el periodo entre 2007 y 2013.

Según sus cifras, España solo tenía comprometidos poco más de una cuarta parte del total de los 36.000 millones que Bruselas le había reservado para el citado plazo de seis años, según datos correspondientes a septiembre de 2009. Asimismo, se refirió a que el problema del desempleo juvenil está muy vinculado con el desarrollo de sectores como la construcción y el turismo, que crearon "empleos atractivos pero no sostenibles" pero que posteriormente se vieron muy afectados por la crisis económica, explicó el comisario. Además, la mayoría de los jóvenes que accedieron a estos puestos de trabajo "no optaron por seguir formándose", dijo Andor, quien también señaló la carencia de modelo económico diversificado y el mal funcionamiento de los sistemas educativos como causas del problema.