Para "equipararla" a la media europea

Portugal rebajará la indemnización por despido

Portugal ha anunciado hoy que en 2012 reducirá, a la mitad de lo previsto, la indemnización por despido, que pasará de 20 días por año trabajado a entre 8 y 12 días para "equipararla" a la media europea y sanear la economía del país.

Así lo precisó hoy el secretario de Estado adjunto al primer ministro, Carlos Moedas, quien subrayó que esta medida concreta lo acordado en el memorando de entendimiento firmado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional el pasado mes de mayo a cambio de su ayuda financiera.

Según ese documento, en 2012 las compensaciones por despido en contratos indefinidos iban a bajar de los 30 a los 20 días, con un límite máximo de doce meses, mientras que en los contratos temporales se pasarían también a 20 desde los 36 o 24 días que corresponden hasta ahora en virtud del tiempo de contratación.

El memorando precisaba también que antes de concluir el primer trimestre de 2012, Portugal debía "equiparar el nivel de las indemnizaciones por despido con el nivel medio de la UE", que fue lo anunciado hoy, según el secretario de Estado.

Moedas explicó que "en esta revisión concretamos esa media europea y situamos el intervalo entre 8 y 12 días por año trabajado".

Algunos economistas y representantes sindicales hicieron público de inmediato su rechazo a la medida y recordaron que el salario medio en Portugal, de unos 17.000 euros anuales, es significativamente menor al de la UE.

Con las nuevas indemnizaciones, un trabajador portugués con un salario de mil euros al mes y cinco años de antigüedad cobraría, a partir de 2012, en caso de ser despedido una compensación cercana a los 2.000 euros, unos 1.300 euros menos que ahora, según cálculos de expertos lusos.

La decisión del Gobierno de Portugal, de signo conservador, se inscribe dentro de su política de ajustes y reformas para cumplir con los compromisos alcanzados con la UE y el FMI como contrapartida por su rescate, que supondrá una inyección de 78.000 millones de euros para un período de tres años.

El recorte de las compensaciones fue criticado también por la oposición socialista, que exigió al Ejecutivo que explique cuáles fueron los criterios utilizados para concluir que la indemnización por despido en Europa es, de media, de entre 8 y 12 días por año.

En declaraciones a EFE, el economista luso Joao Abel de Freitas, que fue director del Gabinete de Estudios del Ministerio de Economía portugués entre 1998 y 2003, advirtió de las consecuencias sociales que puede generar esta decisión.

De Freitas resaltó que "los sueldos en Portugal son de los más bajos de Europa y hay más desempleo, mientras en otros países -con indemnizaciones por despido más bajas- el gasto del Estado en apoyo social y en ayuda a los desempleados también es superior. Hace falta ponderar varios indicadores para alinearse con la media europea".

En su opinión, las medidas aprobadas por el Ejecutivo desde este verano "no se dirigen a la recuperación de la economía, tan sólo reflejan austeridad, llevada hasta el extremo".

De Freitas incidió en que con este tipo de políticas no se fomenta la productividad y se favorece "al empleo poco o nada cualificado" en detrimento de los miles de licenciados que salen de las universidades lusas cada año, lo que lleva a muchos de ellos a emigrar.

El Gobierno portugués justifica los severos recortes previstos en 2012 -como la supresión de entre una y dos pagas extra a los funcionarios que ganan más de mil euros mensuales- por la necesidad de reducir el déficit público, que en 2010 fue del 9,8 % y debe bajar al 3 % en 2013.