Martín Varsavsky. Empresario

"¡Yo sí quiero que mi patio sea particular!"

El emprendedor asegura que en España existe un conflicto entre el deseo de igualdad y el impulso a la excelenciaHablando de valores.

Conocido por sus reiterados aciertos en las nuevas tecnologías -creando de Fon a Ya.com, pasando por Jazztel, con inversiones en Tumblr o Technorati-, Varsavsky es también profesor de IE Business School, dirige un par de fundaciones y mantiene un ojo encima de la actualidad de su país de adopción.

¿Qué planteó a Cristóbal Montoro en su reciente reunión?

El mismo plan de empleo que expuse a Rubalcaba. Que las empresas que aumenten masa salarial y número de empleados -vigilando para que no haya trampas- puedan no pagar los gastos sociales de los nuevos contratados en 2012, solo un 25% en 2013, y así hasta la normalidad en cuatro años. Hay que dar ocupación a ese cuarto de la población que dejó los estudios para ganar dinero en la construcción. Es un problema grave, pero quiero recordar que no general: no hay paro en mi sector.

Mencionaba las trampas, ¿es uno de los problemas españoles?

España es el país menos corrupto del mundo latino, sin duda. Aunque esté lejos de los estándares del anglosajón. La construcción ha sido foco de problemas, con las recalificaciones, pero el gran problema español es la falta de competencia.

¿En qué sentido?

Aquí está mal visto ser mejor que los demás. Hasta las niñas cantan que el patio de su casa se moja como los demás... ¡Yo sí quiero que mi patio sea particular, el mejor, distinto al resto! Existen focos de excelencia, empresas convertidas en multinacionales y liderazgo en sectores como las renovables, pero no es suficiente. Existe un conflicto entre el deseo de igualdad y el impulso de la excelencia.

¿Hay que insistir en la educación?

Sobre todo hacerla más práctica. Parece existir aquí un divorcio entre cultura y trabajo. La primera misión de la universidad debe ser habilitar para el desempeño de profesiones, con carreras cortas incluso. Las carreras hoy están llenas de preguntas tan absurdas como las que te hacen para sacar el carné de conducir, que no sirven luego para nada en la carretera... En cambio, el mundo de la informática está lleno de autodidactas.

¿Qué otras características de la sociedad española cree que dificultan la recuperación?

La tendencia a culpar a factores externos en lugar de asumir las propias responsabilidades. El español siente el éxito como propio pero siempre culpa a los demás de su fracaso. Ahora le toca al sistema. Pero si los demás con el mismo sistema tienen el 10% de desempleo y nosotros el 21%, ¿no tendrá algo que ver con lo que hemos estado haciendo?

También tendremos algunas cualidades favorables.

Existe un pensamiento crítico, que por ejemplo lleva a cambiar el voto, y se elige a gobernantes honrados, sean más o menos capaces. Los trabajadores españoles son bastante organizados, colaboran en equipo, el ambiente laboral es excelente. Pero habría que hacer un uso más eficiente de las horas de trabajo.

¿Qué valores sigue a la hora de sus iniciativas empresariales?

Jamás invertiría en casinos, tabaco, armas. Me interesan las ideas que puedan ayudar a la gente, y luego las hago rentables. Ahí está el caso de Fon: a partir de la intención de wifi universal hemos creado una empresa puntera.

¿Algunas previsiones para 2012 y para su sector?

Creo que sí hemos tocado fondo, por suerte. Ahora me interesan las posibilidades de conseguir capital semilla de maneras alternativas como el crowd-funding, la financiación colectiva de proyectos; las posibilidades de los blogs en las tablets, todo lo que supone la self-expression a través de estas tecnologías, y también el desarrollo del castellano en internet, que está todavía subvalorado.