El banco advierte que el potencial del Ibex es limitado

Inversis apuesta por Bolsa emergente y deuda pública española para 2012

El año 2012 se configura como un año dominado por un menor y más incierto crecimiento a nivel mundial, con EE UU creciendo por debajo de su potencial y los mayores riesgos centrados en Europa, según Inversis. Las Bolsas emergentes y la deuda pública española a corto plazo son dos de los activos preferidos por el banco para el próximo año.

Las economías emergentes seguirán siendo el motor internacional, aunque también se enfrentarán a escenarios de desaceleración, a juicio de Inversis, que añade que, en este entorno, y sin unas materias primas presionadas al alza, los precios distan de ser un problema. "Las decisiones políticas tendrán un papel fundamental en 2012, incluso mayor de lo que hemos visto a lo largo de este año", sentencian desde la entidad.

Entre los activos por los que se decanta Inversis Banco para 2012 destaca la renta variable emergente, apoyada no sólo en el argumento tradicional de "mejores fundamentales macro" de estos países contra los desarrollados, sino por razones de valoración.

Los mercados emergentes no sólo no han destacado a lo largo del presente ejercicio sino que se han abaratado respecto a los desarrollados, siendo el mejor atractivo por valoración especialmente marcado en el caso de los países asiáticos (Japón incluido). Junto a la valoración, los expertos destacan la volatilidad de estos mercados,menor que la de los desarrollados.

Por último, ordenados los distintos países y bloques emergentes según criterios de "vulnerabilidad" (vía comercial, financiera, fiscal...), Asia sigue ofreciendo la mejor compensación rentabilidad/riesgo, siendo India, Brasil y Turquía los más vulnerables en un entorno de menor crecimiento mundial.

Por otra parte, Inversis Banco sigue defendiendo la gestión alternativa, cuyos productos han recuperado ritmo en la captación de activos, y siguen exhibiendo en algunas de sus estrategias una excelente combinación rentabilidad-riesgo. Dentro de este activo, se destacan las categorías de alternative beta, event driven, renta variable alternativa y volatilidad, condicionadas por el comportamiento del high yield y la renta variable.

Letras del Tesoro

Entre la lista de activos favoritos de Inversis tiene un puesto relevante la deuda española en sus plazos más cortos (letras del Tesoro). Los tipos siguen siendo suficientemente atractivos, la volatilidad aceptable y España aparece como más estable, con mejor perfil de deuda y menores riesgos de corto plazo vía emisiones en 2012 que el resto de alternativas dentro de la periferia europea. Especialmente apropiado para los perfiles bajos de riesgo.

Los expertos de la entidad esperan retornos intermedios para la renta variable americana y europea (Ibex incluido), el mundo high yield o la renta fija emergente y el grado de inversión. Para la valoración de la renta variable se barajan dos escenarios más cautos que los de consenso, que arrojan rangos amplios, en la línea de lo vivido en 2011.

Para el Ibex la clave está en el escaso crecimiento de beneficios de los grandes valores (bancos y Telefónica), siendo Inditex y Repsol las que permiten que el beneficio estimado para el agregado del Ibex sea del 6%. Por este motivo, el índice podría volver a quedarse atrás frente a otros mercados de renta variable.

Una idea clara es la de estar fuera de la renta fija gubernamental alemana y americana. Tras el rally de 2011 parecen descontados los tipos bajos en Estados Unidos y las bajadas en Europa. Desde Inversis Banco no se percibe una burbuja en el activo, pero tampoco valor, y ciertas soluciones desde Europa podrían presionar a la baja los precios de los bonos alemanes.

Por último, y sólo con sentido oportunista, se vería valor puntualmente en las divisas desarrolladas (dólar, yen, franco suizo) y las materias primas.

Por regiones, Estados Unidos seguiría creciendo pero a tasas inferiores a las del pasado, con un PIB que podría sumar en 2012 en torno a un 1,7%. Apoyando la cifra veríamos al consumo, muy resistente hasta la fecha pese a la alta cifra de desempleo, y donde el desapalancamiento parece haber llegado a su fin hace meses. Sobre el empleo, desde Inversis se sigue confiando en tímidas mejoras, compatibles con el escaso crecimiento, pero que signfican un avance. En 2012 la inversión podría frenar su importante aportación. Por último, veríamos un primer impacto de los recortes presupuestarios aprobados (en torno a un 0,3% del PIB).

Desde la FED, habiendo dejado claro que el escenario de tipos en mínimos se extiende hasta 2013, sólo quedan las dudas de un posible QE3. De momento, ni la evolución macro ni las expectativas de precios lo requieren, pero indudablemente es una "bala en la recámara" de la FED.

La zona euro, por su parte, parte con perspectivas de deterioro industrial, un sector exterior que podría haber visto los máximos, un consumo que no ha despegado en 2011 cuando las incertidumbres eran menores que las actuales y un gasto público que se recortará aún más.

Con estas premisas, a juicio de Inversis Banco resulta difícil ser optimistas con el crecimiento europeo, para el que las estimaciones apuntan a un PIB de un 0,4% en 2012, con Alemania creciendo en torno al 1%, el sur de Europa en terreno recesivo/pseudorecesivo y otro de los motores, Francia, perdiendo tracción.

Dejando de lado los números, la clave para Europa y para los mercados en general seguirá estando en 2012 en la arena política, con la necesidad de una mejor gobernanza de la zona euro. Por ello se entiende reglas fiscales comunes, límites de endeudamiento y vigilancia sobre ambos extremos.

El papel del BCE es esencial en el corto plazo y debería de ir más allá de la provisión de liquidez ilimitada. Su actuación, para asimilarse en mayor medida al papel de otros bancos centrales, debería de seguir y no anticipar los cambios políticos antes definidos.

Desde Inversis Banco se analiza el posible riesgo derivado de un menor crecimiento en China, siendo a su juicio escasa la probabilidad de un "hard landing". Parte de las "debilidades" de la economía china están en vías de solución (precios inmobiliarios a la baja, IPC que ha cedido, menor dependencia de las exportaciones,...). Es claro el margen monetario, como muestra la reciente bajada de tipos. En cuanto al fiscal, resulta un punto controvertido que aconseja más prudencia desde las autoridades chinas que en 2011.