Los que no ahorran porque confían en la pensión pasan del 58% al 29%

La fe en la Seguridad Social se desinfla

Aproximadamente uno de cada tres españoles de entre 18 y 65 años está preparando un plan de ahorro privado para su jubilación. La edad media de inicio de este ahorro son los 31 años y la cuantía media que se ahorra al año es de unos 2.612 euros. Este es el perfil del previsor que resulta de la cuarta edición del Observatorio Caser Pensiones, elaborado con 8.000 encuestas realizadas en toda España y que en 2011 registra notables cambios influidos por el agravamiento de la crisis.

Las primeras diferencias operan en el volumen de gente que puede realizar este ahorro, que pasan del 41% al 36%, al tiempo que disminuyen notablemente las cuantías ahorradas (unos 738 euros menos en 2011 respecto al año anterior). Además, la edad de los que deciden ahorrar se adelanta a los 31 años desde los 34 de 2010, ante el empeoramiento de las perspectivas de futuro, según explicó ayer el director de este observatorio, Manuel Álvarez.

Pero, ¿qué ocurre con esa inmensa mayoría de ciudadanos (el 64%) que no ahorra para cuando se jubile? El motivo principal que argumenta un 60,5% es que sus circunstancias le hacen "imposible" ahorrar. En segundo lugar, el 46% considera que "aún es demasiado joven". Y, en tercer lugar, destaca la "confianza en la Seguridad Social" para no producir ese ahorro en el 29% de los casos.

Es precisamente en este último punto donde se producen los cambios más llamativos, ya que dicha confianza en el sistema público de pensiones se ha desinflado notablemente en los dos últimos años. Así, los que no ahorraban por confiar en la Seguridad Social pasan de ser el 58% en 2009 al 36% en 2010, y al 29% citado este año.

Esto se corresponde con un aumento de los encuestados que creen que el sistema quebrará en 20 o 30 años, que pasan del 15% al 17,5%. Es más, a la hora de pronosticar las posibilidades de dicha quiebra, los pesimistas ganan peso y hacen que "la probabilidad media de quiebra del sistema público de pensiones" se sitúe en el 6,19 en una escala del 1 al 10.

Aunque esta encuesta no pregunta por las razones de esta pérdida de confianza, el inicio de este deterioro de la percepción que se tiene de la Seguridad Social coincide con el año 2010, cuando todos los agentes económicos y sociales negociaron la reforma de las pensiones y la sociedad fue consciente de las dificultades a las que se enfrenta el sistema. De hecho, puede incluso que la confianza anterior estuviera en parte basada en cierta falta de información sobre el sistema, como también pone de manifiesto este estudio, que revela que el 50% de los encuestados desconoce cuál es la pensión media que se cobra de la Seguridad Social; el 35% tiene una idea aproximada y solo el 15% sabe su cuantía. El 46% tampoco conoce lo que su empresa aporta por ellos al sistema.

Las medidas mejor vistas que olvidó la reforma

El Gobierno y el Parlamento aprobaron este verano una reforma del sistema de pensiones que incluye fundamentalmente una ampliación de la edad de jubilación de forma progresiva de los 65 a los 67 años en 2027 y una ampliación del periodo que se tiene en cuenta para calcular la pensión de 15 a 25 años cotizados.

Sin embargo, según las respuestas obtenidas por el Observatorio Caser Pensiones, estas no son precisamente las medidas mejor vistas por los ciudadanos, de entre todas las posibles para aumentar los ingresos del sistema. Así, entre todas las soluciones, la mayoría de los encuestados se decantó por tres opciones olvidadas por los legisladores: mejorar la natalidad (respaldada como mejor opción, con una puntuación de 6,4 en una escala del 1 al 10), seguida por incrementar las cotizaciones de las empresas (5,6) e incentivar fiscalmente el ahorro privado (6,3). Por el contrario, las medidas aprobadas suspendieron en este ranking.