Nuevas medidas no convencionales

El BCE medita prestar más dinero y a más largo plazo a los bancos

Ante la insostenible situación del mercado intercambio, el BCE está sopesando otorgar nuevos préstamos a la banca a un plazo mayor (entre dos y tres años). El programa de subastas para inyectar liquidez a la banca europea se reanudó en octubre, con prestamos a un año como plazo más largo.

El Banco Central Europeo (BCE) está en el centro de todas las miradas. Es prácticamente la única entidad con competencia y capacidad para encauzar el decrépito rumbo de las finanzas europeas. La reanudación en octubre de la compra de bonos respaldados por activos (como las cédulas hipotecarias o territoriales) y del programa de liquidez ilimitada a largo plazo (con subastas a 12 y 13 meses) supuso un cierto alivio para el sector financiero. Pero el panorama del mercado intercambio es cada vez más sombrío, atenazado por la desconfianza provocada tanto por la crisis de deuda soberana como por las nuevas exigencias de la segunda ronda de recapitalización bancaria.

Ante el creciente problema de financiación, el BCE está sopesando la posibilidad de ampliar las conocidas como non standard measures (medidas excepcionales). El emisor europeo estaría estudiando la posibilidad de ampliar el plazo el plazo máximo de sus préstamos, del año actual hasta los dos o incluso tres años. Esta medida habría sido sugerida por un grupo de grandes bancos, entre los que figuran Goldman Sachs, Barclays Capital and Morgan Stanley, que se habrían reunido con el BCE la semana pasada, según informa Bloomberg.

El BCE está siendo sometido a mucha presión por parte de diferentes frentes. Alemania es partidaria de que la entidad se mantenga fiel a su mandato principal, la vigilancia estricta de la inflación. Mientras que prácticamente el resto de los socios del euro, sobre todo los Estados periféricos más endeudados, reclaman una actitud más decidida del BCE en su intervención el mercado secundario de bonos soberanos, además de aumentar las medidas cuantitativas siguiendo la pauta de otros emisores como la Fed estadounidense.

El BCE hizo publicas las cifras de la subasta de la semana pasada. El emisor prestó 247.175 millones de euros, la cantidad más elevada adjudicada este año en sus operaciones de refinanciación principal. La entidad adjudicó el efectivo a un interés fijo del 1,25% a 178 bancos en la subasta semanal, que vence el 30 de noviembre.