_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Efe-RTVE, lo mejor es la integración

Desde el inicio de la reforma audiovisual, hace dos o tres años, defiendo en público y privado la bondad de una integración progresiva de Efe en la Corporación RTVE. Una integración que no puede ser fruto de una ocurrencia o una improvisación electoral sino de un proceso de diálogo complejo y meditado.

La reforma audiovisual desarrollada en las dos últimas legislaturas va en esa línea. El artículo 8 de la Ley 17/2006, de Radio y Televisión de Titularidad Estatal, el 9.l de la Ley 8/2009, de Financiación de la CRTVE, y el 41 y 56 del Mandato Marco para la CRTVE apuntan un marco de colaboración. La práctica ordinaria es de estrecha cooperación, que se percibe especialmente en la integración de sedes por toda España. Antes de seguir conviene saber qué es RTVE y qué es Efe.

La Corporación RTVE es una empresa 100% pública que tiene encomendada por ley la prestación del servicio público estatal de radio, televisión y servicios interactivos. Cuenta con un presupuesto anual -en 2011- de 1.200 millones de euros y una plantilla de 6.454 trabajadores. Su presidente y consejo de administración son elegidos por mayoría de 2/3 en el Parlamento y por un periodo de seis años. Su financiación es pública en un 98% (compensación directa vía Presupuestos Generales del Estado, un porcentaje sobre el rendimiento de la tasa sobre reserva de dominio público radioeléctrico y aportaciones regladas de los operadores de telecomunicaciones y televisión). A nivel comunitario, tiene la consideración de servicio de interés económico general y, como tal, se le aplica la excepción del el artículo 106.2 del Tratado de la Unión que permite a las empresas encargadas de gestionar estos servicios recibir ayudas estatales compatibles con los principios de competencia y el propio Tratado.

El 100% del capital de Efe es público. Presta servicios de noticias de texto, gráficas y audiovisuales. En 2011 tuvo menos de 100 millones de presupuesto anual, de los que un 60%-70% corresponden a aportaciones contractuales de organismos públicos. Tiene una plantilla de 1.287 trabajadores y el presidente y consejo de administración los elige el Gobierno. A nivel europeo, está sometida a los principios generales de competencia sobre compatibilidad de las ayudas estatales con el Tratado de la Unión, ya que las agencias de noticias no tienen consideración de servicio público ni de servicio de interés económico general ni de servicio de interés general. Es razonable y necesario adoptar medidas para clarificar la situación jurídica de Efe y hacerlo en coherencia con la reforma emprendida en los medios audiovisuales públicos. A mi juicio, lo ideal sería la integración siempre que se cumplan cuatro condiciones:

1) Que tenga amplio consenso político y social, lo que implica mayorías cualificadas en el Parlamento y consenso sindical que permita mantener plantillas.

2) Que se revise al alza el techo presupuestario de ingresos y gastos de la CRTVE para poder recoger el coste de la actividad desarrollada por Efe.

3) Que se respeten los principios básicos de la reforma audiovisual. En concreto, la desgubernamentalización institucional, la estabilidad financiera y la prohibición de explotación directa de la publicidad.

4) Que se respete la normativa comunitaria y, en especial, la referida a la compatibilidad de las ayudas estatales con el Tratado de la Unión. Implicaría la separación de cuentas entre la actividad de servicio público y la puramente mercantil y comercial y una separación estructural entre ambas actividades mediante la creación de una sociedad en RTVE que agrupara las actividades mercantiles y comerciales de Efe y RTVE. Así, se garantizaría que ni un solo euro procedente de la financiación pública se destinase a financiar actividades que no son de servicio público. La financiación de esta sociedad se realizaría exclusivamente con ingresos procedentes de su actividad.

Existen otras soluciones pero creo que esta es la mejor. Sacaría a Efe del limbo jurídico -o alegalidad- en la que se encuentra en relación a su financiación; acabaría con las acusaciones de doble financiación pública o de competencia entre RTVE y Efe por actividades similares; aprovecharía sinergias para enriquecer ambas ofertas, y permitiría la desgubernamentalización institucional de Efe. Esto no se hace de un día para otro ni se improvisa. Es un proyecto a estudiar, debatir y consensuar sin prisa, pero sin pausa.

Miguel Ángel Sacaluga. Consejero de la Corporación RTVE

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_