La presión de los mercados sobre la Europa periférica