Retrocede un 1,7%

El PIB portugués agrava su caída en el tercer trimestre

El PIB portugués volvió a caer en el tercer trimestre del año y ya refleja un retroceso del 1,7% respecto al año anterior, debido a la disminución registrada en la inversión y el consumo familiar.

Los datos divulgados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) luso reflejan un empeoramiento de siete décimas respecto al dato anual del segundo trimestre de 2011. En su informe, el INE apunta también a la "desaceleración" de las exportaciones como causa de esta nueva bajada, pese a que éstas continuaran mostrando "un crecimiento elevado".

En términos trimestrales, el PIB luso sufrió entre julio y septiembre un descenso del 0,4%, lo que contrasta con las cifras obtenidas en el segundo trimestre, cuando se mantuvo inalterado.

El Gobierno luso prevé cerrar el ejercicio 2011 con una recesión del 1,8%, una décima mejor que las últimas estimativas de la Comisión Europea, que calculan una caída del 1,9%. Peor se augura el desempeño de la economía portuguesa para el 2012, cuando el Ejecutivo luso estima un descenso del 2,8% y la Comisión Europea habla de un retroceso del 3%.

La crisis que atenaza Portugal, considerada como la mayor de toda su historia, le llevó incluso a solicitar el rescate financiero de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional el pasado mes de abril después de que el progresivo encarecimiento de su deuda acabara por impedir al Estado luso financiarse en el mercado.

A cambio de esa ayuda, concretada en un préstamo de 78.000 millones de euros, Portugal se comprometió a aplicar un severo programa de ajustes y reformas para reducir su déficit público, que incluyen una significativa reducción de la inversión estatal y un notable incremento de la carga fiscal.

Precisamente, la magnitud y el alcance de estas medidas han suscitado polémica en el país, donde sindicatos y oposición advierten de que los recortes pueden dificultar que el país regrese a la senda del crecimiento económico.