Muy confidencial

Rajoy madurará al Gobernador a la sombra de Fernández Ordóñez

Aunque han levantado demasiado la voz, la derecha no quiere echar al Gobernador del Banco de España. Y además no puede, porque el entramado legal que protege la independencia y autonomía del primer ejecutivo del Banco de España lo impide. Además, sabe que no le conviene a España, ni mucho menos a su Gobierno, sea el PSOE o del PP, un episodio como ese en plena crisis de la deuda, que puede interpretarse también como una crisis de credibilidad de España en los mercados internacionales, a juzgar por cómo de sensible está la prima de riesgo. Por tanto, si Rajoy gana las elecciones el 20 de noviembre, confiará en la gestión del Gobernador actual, Fernández Ordóñez, para que mantenga la supervisión del sistema financiero.

Eso sí: colocará a su lado desde el primer momento a alguien que pueda tomar el relevo mediado el año 2012, cuando venza el mandato de seis años del Gobernador actual. El nombramiento de un nuevo consejero, la promoción de alguno de los actuales para el cargo de responsable de supervisión, etc., serán movimientos que deben interpretarse en clave de sustitución cuando llegue el momento. Nombres han sonado muchos, desde José Manuel González Páramo, ahora consejero del BCE y que lo fue del Banco de España a petición del Partido Popular, hasta Luis de Guindos o el propio Cristóbal Montoro si no fuese responsable de la política económica del Gobierno Rajoy.

Atentos a los movimientos, que en ellos está el nuevo gobernador..