Balance de fondos

Septiembre sin tregua

Tras un verano negativo en rentabilidades y reembolsos, septiembre no trajo el rebote esperado.

En el caso de los fondos domiciliados, las salidas netas de dinero ascendieron a 917 millones de euros, según los datos de Inverco. La cantidad es ciertamente inferior a la del mes de septiembre del año pasado y en el acumulado del año los reembolsos son también sensiblemente más moderados.

Los reembolsos siguen acumulándose principalmente en los fondos de renta fija (tanto de corto plazo como de largo plazo), cuando curiosamente son de las pocas categorías que mantienen el tipo en términos de rentabilidades en este entorno de mercado. La razón de este extraño comportamiento es en realidad bien conocida y tiene que ver con la estructura de distribución de fondos en España que es extraordinariamente y anómalamente bancarizada. Las necesidades de pasivo de bancos y cajas están produciendo este trasvase de fondos de renta fija hacia depósitos y cuentas remuneradas.

Por el contrario, nos encontramos que el escenario en el mercado europeo es radicalmente distinto, como ponía de manifiesto hace unos días el informe de la consultora Lipper FMI, correspondiente al pasado mes de agosto. Los monetarios disfrutaban de importantes suscripciones netas que superaban los 28.000 millones.

Los fondos de renta fija también comenzaban a notar el peso de mercados muy volátiles y sufrían reembolsos cercanos a los 14.000 millones de euros, pero concentrados en categorías en el epicentro de los problemas, como los de la zona euro o los de renta fija privada de alto rendimiento. Además, en el conjunto del año las ventas siguen siendo sensiblemente positivas. Como es lógico, en el conjunto del mercado europeo eran los fondos de Bolsa los que sufrían las mayores salidas netas de dinero al superar los 31.000 millones.

Con la vista puesta en el último trimestre del año, no esperen mejoras en el panorama de las ventas de fondos en España. La lógica desaceleración observada en los reembolsos en el mercado de fondos domésticos (si tenemos en cuenta que la capacidad potencial de trasvase de fondos a depósitos y cuentas se está agotando) puede verse perturbada por una continuación, cuando no intensificación, de la volatilidad. Septiembre cerraba con poco más de 129.000 millones de euros de patrimonio, superando incluso las negativas previsiones que yo mismo lanzaba a finales del año pasado. Los fondos internacionales que ya han comenzado a sufrir, tras una relativamente buena primera parte del año, probablemente sigan experimentando caídas patrimoniales.

En lo que respecta a rentabilidades, el conjunto de los fondos registrados a la venta en España saldaron el mes con una minusvalía media en euros del 2%. En el acumulado del año la pérdida media asciende ya al 4,85%. Los fondos de Bolsa registraron una minusvalía media del 4,67% y acumulan ya en 2011 una rentabilidad negativa ligeramente superior al 17%. Por el contrario, los fondos de renta fija se apuntaron una ganancia media del 1,17%, aunque buena parte de la misma tiene su origen en las categorías de deuda internacional, que se beneficiaron de la depreciación del euro. En el conjunto de los nueve primero meses apenas dejan atrás los números rojos con una plusvalía media del 0,25%.

Dentro de un panorama tan poco alentador como el descrito siempre se encuentran algunas categorías de fondos que logran escaparse de las pérdidas y obtienen interesantes rentabilidades para sus partícipes. En lo que ha transcurrido del año estas oportunidades han surgido dentro de los fondos de renta fija, como pudiera esperarse. Así, los fondos de deuda de divisas como el yen, el franco suizo, la libra (efecto rebote) o de divisas de países con finanzas sólidas como las de los países nórdicos logran rentabilidades medias que oscilan entre el 3% y hasta el 8%.

No obstante, son los fondos pertenecientes a una categoría exótica como la de bonos en libras ligados a la inflación los que se llevan el primer puesto con una rentabilidad media superior al 9%. Fuera de estos grupos de deuda en divisas solo es reseñable la de materias primas aunque la ganancia media que registra del 2% no sea muy brillante.

Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero