Secretos de despacho

Transparencia en Redevco

Javier Hortelano trabaja en un espacio acorde con los valores de la inversora inmobiliaria

Gaditano, de 44 años, Javier Hortelano se ocupa de dirigir para el sur de Europa Redevco, una compañía de inversión inmobiliaria de origen holandés, fundada en 1999 y asentada en el mercado europeo y asiático, A pesar de ser una empresa relativamente joven, cuenta con más de siglo y medio de historia empresarial, ya que fue fundada por la cadena textil C&A. Desde 2001, Redevco pertenece al grupo suizo Cofra Holding (con divisiones, entre otras, inmobiliarias, de comercio, servicios financieros y energías renovables).

Hortelano, licenciado en Económicas y con un MBA por el IESE, se incorporó a la organización hace siete años. Su sueño era ser arquitecto, pero la ilusión se quedó en el camino, debido, según él mismo confiesa, a su escasa habilidad para el dibujo. "Lo curioso es que he terminado trabajando con edificios", dice. También le consuela el hecho de que sus dos hijos muestren buenas dotes creativas. Una prueba es el dibujo de un payaso, realizado por su hija, que adorna una de las paredes de su despacho, ubicado en pleno corazón del barrio de Salamanca, en Madrid.

El espacio huele a nuevo, ha sido estrenado hace apenas unos meses y destaca por su abundante luz natural. De la decoración se ha ocupado el arquitecto e interioristas encargados de realizar la transformación de la oficina. El diseño coincide con los valores de la compañía: "La transparencia -además, no tenemos tabiques-, la ética y la integridad". Hortelano también ha hecho su aportación: ha incorporado fotografías de edificios relacionados con el negocio de Redevco. Por ejemplo, el centro comercial de El Saler (Valencia), una nave de color blanco ubicada en la localidad madrileña de San Fernando de Henares ("que nos hubiera gustado acometer de otra manera; es importante aprender de los errores", reconoce), o la imagen de otra nave logística en Telde (Gran Canaria), "que construimos nosotros, algo atípico porque no solemos hacerlo".

Porque a lo que se dedica la compañía, en palabras de su director general, es "a invertir en inmuebles de relativo bajo riesgo, en el centro de las ciudades, arrendados a operadores de primer nivel". En este grupo se engloban multinacionales como C&A, H&M o Zara; cuentan además con participaciones en centros comerciales como La Vaguada, Parquesur de Leganés (ambos en Madrid) o Parque Principado (Oviedo). Por tanto, y aunque aclara que nadie es inmune a la crisis, la compañía no la sufre en exceso, debido a que en su cartera no cuentan con viviendas. El 90% de su portafolio es comercial y el 10% es logística (naves y oficinas).

Cuando Hortelano se incorporó a la organización había en nómina cuatro empleados y manejaban una cartera de 250 millones de euros en inversión inmobiliaria. Hoy son 16 profesionales y la cartera es de 750 millones de euros. "Somos una empresa pequeña en cuanto a personal, pero en los últimos años no hemos reducido plantilla y hemos incrementado la actividad". El 10% de la cartera de Redevco corresponde a España y Portugal.

No se muestra muy optimista en cuanto al rumbo que tomará la economía española y mundial. "Todo se mueve a base de sentimientos. Antes del verano parecía que íbamos por el buen camino, pero ahora hemos vuelto al momento de incertidumbre. Para que el consumo se recupere hay que recuperar la confianza, y no es previsible un cambio de tendencia", asegura Hortelano, que tampoco observa grandes reducciones de precios en los inmuebles comerciales, a pesar de que ha crecido la oferta. "En ubicaciones secundarias ha habido una corrección de precios, pero en localizaciones cotizadas no existe sobreoferta porque siempre hay operadores que quieren establecerse".

Este ejecutivo organiza su agenda en función de los viajes: dos días a la semana los pasa en su despacho de París, y otros dos los dedica a visitar inmuebles. Con este ritmo de trabajo, "aprendes a ser organizado, sistemático, tienes que ser disciplinado o al final te hundes en el caos". Confiesa ser muy práctico y orientado a resultados. "Me gusta que la gente me pida ayuda, pero que sepa sacarse las castañas del fuego, que sepa asumir responsabilidades".

El ansiado reto de conciliar

La familia está presente en el espacio donde trabaja Javier Hortelano. Las fotografías de sus dos hijos y de su esposa son testigos de la jornada laboral de este ejecutivo, que se consuela teniéndolos cerca de esta manera debido al poco tiempo que pasa con ellos. "Conciliar es un reto, pero aunque parezca un tópico, y como no tengo cantidad, intento que la calidad sea la mejor". Por tanto, su tiempo libre lo dedica a la familia, a practicar deporte y a viajar. Y para no sentir nostalgia de Cádiz, al lado de las fotos tiene unas piedras recogidas en las playas de su tierra.

En la pared hay unos dibujos, que encierran el enigma de las enseñanzas aprendidas en un curso y que solo él conoce su significado. Por supuesto, no lo desvela. Lo que sí asegura es que se siente cómodo en el sector en el que ha desarrollado su carrera. Ha trabajado en VastNed y en Continente, siempre en el área inmobiliaria. "No he sentido la necesidad de cambiar, pero también me atraen los retos y cierto cambio siempre es bueno. Lo que a mí me gusta es la gestión de la empresa. Y gestiono bien el estrés".