La opinión del experto

Internet, el Fórmula 1 de los negocios

No hay negocio sin riesgo. Xabi del Rey recuerda que la estrategia a seguir en la puesta en marcha de un negocio online es similar a la de un proyecto tradicional. Ser el primero es una de las claves del éxito

Es relativamente habitual hoy en día escuchar que con una modesta inversión inicial es fácil hacer dinero en poco tiempo en la red. Leemos consejos para triunfar en internet, cómo utilizar las redes sociales para atraer nuevos clientes rápidamente, y se utilizan casos de estudio como el arrollador éxito de Facebook, cuyos creadores han sido unos jóvenes imberbes, como ejemplo de lo que se puede conseguir.

No nos engañemos, hay que tener en cuenta que para crear un proyecto exitoso en internet, detrás hay mucho trabajo, una buena idea ejecutada desde un estudiado plan de negocio y más trabajo duro. En definitiva, la puesta en marcha de un proyecto online es muy similar a la de un negocio tradicional, aunque sí que existen ciertas particularidades que hay que considerar.

Internet es un medio muy transparente y accesible, que facilita el análisis de los diferentes servicios web, así como el tipo de público al que se dirige un proyecto online concreto. Este es un hecho diferencial frente a entornos ajenos a la red, que tiene sus ventajas, como poder llegar a conocer con detalle a la competencia, pero a su vez también implica ciertos inconvenientes.

Esta transparencia tiene un importante riesgo implícito, que para nuevos proyectos que aún están en su fase de crecimiento podría suponer la pérdida de su principal ventaja competitiva. Esa idea genial que nos iba a catapultar a la cima, en internet se está exponiendo de un modo que en el mundo offline no es tan habitual, por lo que asimismo es también una idea fácilmente replicable. Probablemente, además, nuestra competencia esté funcionando a pleno rendimiento para poder afrontar el proyecto con éxito, mientras nosotros todavía estaremos poniendo la máquina a punto. Es por eso muy importante planificar el momento en que presentaremos nuestra nueva criatura al mundo.

Sin embargo, y por muchas reticencias que provoque en los emprendedores, este es un riesgo necesario. Si en el mundo de los negocios en general, dar el primero es dar dos veces, en internet adquiere aún más importancia, ya que ser pioneros en el segmento de mercado elegido ayudará a que el negocio arranque con más fuerza, y aumentará las probabilidades de conocer partners, colaboradores y clientes.

Ser el primero, por lo tanto, puede marcar la diferencia entre el triunfo o el fracaso, pero aun así, también hay que tener en cuenta que internet es un medio mucho más comprensivo con las iniciativas que no han prosperado. Se consideran estas no un síntoma de poca valía, sino todo lo contrario, signos de que el emprendedor detrás del proyecto ha dado un paso más en su proceso de aprendizaje y estará más preparado para poner en práctica nuevas ideas, más evolucionadas y perfeccionadas.

Por otro lado, otro factor a tener en cuenta es la inmediatez del medio, donde se requiere que los negocios se adapten rápidamente y sean ágiles, tal como están acostumbrados los usuarios. No solo es necesario adaptarse a un mercado en constante evolución, sino que, desde el punto de vista de la financiación, también conviene encontrar inversores en el momento oportuno, para que nuestro negocio pueda crecer o para mantener el crecimiento o su posición en el mercado.

Siendo tan importante adaptarse a los permanentes giros del mercado, resulta necesario buscar nuevas fórmulas de innovación, tanto a nivel tecnológico como en relación a otros aspectos de nuestro negocio. Para ello, hay que tener una estrategia proactiva, es decir, adelantarse a los hechos en lugar de responder a los mismos, por lo que la apuesta por la creatividad y la innovación se hace imprescindible.

Para emprender en internet, por lo tanto, hay que ser rápido, flexible e innovador, además de poner en marcha las acciones que el desarrollo de un negocio tradicional requeriría.

Además de lo mencionado hasta el momento, otro elemento estratégico para triunfar en internet son las personas. Siempre lo son. Sin embargo, si el capital humano en cualquier empresa es determinante, en las organizaciones que desarrollan su actividad en internet lo es todavía más, ya que nos encontramos ante un sector con unos índices de rotación muy elevados. Minimizar el impacto que provoca esta rotación en el negocio es clave. Que el equipo en su conjunto gane en experiencia se traslada a mayor eficiencia, y sobre todo, a acortar la curva de aprendizaje, crucial en un sector como el que nos ocupa.

Ya desde la selección de personal hay que darle mucha importancia a los profesionales contratados, pero también se le debe dedicar atención especial al desarrollo y promoción de talentos internos, y apostar fuertemente por la formación. No hemos de olvidarnos de que son las personas las que llevan a buen puerto los proyectos. Por eso, el equipo humano es otro de los elementos diferenciadores de los negocios exitosos en la red.

Así las cosas, no podemos obviar que internet ofrece muchas posibilidades para el éxito, pero no debemos caer en el error de pensar que en este medio todo vale, todo es sencillo. La trastienda de internet es amplia, un gran cajón de sastre en el que deberá primar la cualificación de los equipos, el conocimiento del medio y las ganas de ser los mejores. A partir de ahí, ya se puede empezar a recorrer el camino.

Xabi del Rey. Director de marketing de Conteneo