Daniel del Olmo. Director general de Tryp by Windham

"A los jóvenes les falta la oportunidad de hacer cambios"

Dirige desde Estados Unidos y con el respaldo deWyndhamla renovación de la enseña creada por Sol Meliá

Hijo de español e italiana, de familias emigrantes que trabajaban en las minas belgas, Daniel del Olmo quiso viajar, formarse y ejercer fuera de su país. Estudió parte de Empresariales en España y su primer trabajo lo buscó en Sol Meliá, en Palma de Mallorca. Pero pronto dio el salto a Estados Unidos -a Miami y en la actualidad a Nueva York-. El grupo hotelero estadounidense Wyndham le eligió para pilotar el desembarco en una marca originaria de Sol Meliá, conocida desde 2010 como Tryp by Wyndham.

¿Cómo vio la cultura del trabajo en España cuando llegó a Palma?

He aprendido en los últimos 20 años que cada mercado tiene su propia cultura y uno se tiene que adaptar constantemente a la forma en la que se trabaja, cómo piensa la gente y cómo se hacen negocios. En España se hacen los negocios mediante muchas relaciones.

¿Qué diferencia hay con la cultura empresarial de Nueva York?

La gente ve Nueva York como un punto central en los negocios. Se nota que se atrae talento de todo el mundo. Como hay gente muy bien formada de EE UU, Europa, Asia y Latinoamérica, se cuenta con una base de personas supertalentosas y trabajadoras. Eso siempre lleva a intentar superarse. Si uno está abierto a crecer y a aprender, Nueva York no te interrumpe.

¿Ve talento en los equipos españoles?

La base es muy teórica y muy poco práctica en la educación. Cuando sales de la universidad en EE UU has hecho prácticas profundas en temas en los que trabajarás. A España le falta abrirse más al mercado internacional. En otros lugares la gente está preparada para llevar negocios multiculturales y globales.

¿Y cómo es percibido el país?

La percepción del mercado español no es conforme a la realidad, se piensa que hay mucha fiesta, mucha juerga y poco compromiso. La verdad es que yo he visto mucha profesionalidad.

¿Cree que la especulación sobre España también tiene que ver con un desconocimiento sobre la realidad del país?

Sí, y me molesta un poco. El paro en España es problemático y da una imagen muy poco seria de cómo se manejan las cosas aquí. Pero si antes de la crisis España era un líder, hoy en día no se puede ver al país de forma similar a Grecia y Portugal. No hay comparación posible, son economías mucho más débiles.

¿Por qué cosas debe apostar España para salir de esta situación?

Para salir de la crisis hay que ver que hoy en día el mundo ha cambiado. El mensaje es que hace falta cambiar el chip y verse en un ambiente global. En EE UU, si algo no funciona, se cambia, porque existe la filosofía del cambio constante. Hace falta una innovación continua, no solo para salir a corto plazo de la crisis, sino de forma sostenible.

Algo bueno tendremos...

Hay una base de jóvenes que están educados y bien preparados. Lo que les falta es que les den una oportunidad para hacer los cambios. Pero al entrar en una compañía donde hay empresarios y directivos de una franja de edad mayor, que son más tradicionales, no permiten a los jóvenes realmente ser más flexibles, proponer ideas basadas en la nueva economía.

¿Hay una clase directiva que frena?

Sí, porque en España se protege mucho el seniority en la persona, donde uno tiene la idea de quedarse fijo en la empresa hasta el final de su carrera. El problema es que si tienes personas que permanecen en el mismo puesto durante muchos años, la mentalidad no cambia y los jóvenes que entran con ganas, con creatividad y bien formados, si no tienen la oportunidad de hacer cambios, lo que ocurrirá es que habrá una huida de la materia gris hacia otros lugares.

¿Qué pueden aportar los jóvenes a las empresas españolas?

Representan la nueva generación, que sustituirá a los baby boomers en 15 años. Traen la completa revolución de internet y de la globalidad. Para ellos es algo más natural que para las personas de la generación anterior, que han tenido que aprender.

¿Por dónde puede crecer más el turismo en España?

Debe seguir mejorando la infraestructura, a nivel de hoteles, aeropuertos, restaurantes y atracciones culturales. Es clave. Debe también buscar segmentos nuevos, como el de convenciones, y el de deportes, por ejemplo, el golf y la náutica. La gente busca aventuras y experiencias únicas. Y se debe potenciar la parte cultural. Esa mezcla, ese paquete integrado, es muy atractivo. Además, si no tienes una marca muy posicionada, los hoteles independientes corren el riesgo de que se queden como una commodity, por lo que va a ser muy complicado competir. Nosotros no competiremos por el precio, por eso hemos renovado la marca. Hemos revolucionado el producto para estar por encima de nuestra competencia con el respaldo de una marca como Wyndham.

¿Cuál es el balance del verano para su empresa?

A pesar de la situación actual en España, donde sin duda la industria hotelera se ve afectada por la economía, tenemos la gran ventaja de estar presentes en más de 60 ciudades a través del mundo y en destinos que están viviendo un auge significativo de su economía. Brasil es el ejemplo por excelencia, en donde vemos que nuestra cartera de 11 hoteles está rompiendo todos los récords. Por lo tanto, a nivel global, Tryp este verano cuenta con buenos resultados, que han mejorado los del año pasado.

El potencial de una marca para llegar a EE UU

Este ejecutivo cree que Wyndham aporta "una marca respaldada por los consumidores de EE UU", lo que permite el desembarco en ese país. Este otoño Nueva York disfrutará de un nuevo Tryp con 173 cuartos tipo loft. "Son habitaciones enormes, a diferencia de lo normal en Nueva York. También con un enfoque de hotelería inspirado en la pasión mediterránea, con tapas y detalles en el desayuno muy únicos en EE UU". Está situado cerca de Times Square y el 60% de sus clientes serán europeos y de Latinoamérica. "Estamos enfocando en doblar los ingresos en 10 años. Es una meta alcanzable, incluso antes. Es fundamental estar en ciudades grandes. Miramos Chicago, Los Ángeles, Miami, Orlando, Nueva Orleans. Abriremos en Medellín, Bogotá y uno más en Madrid, en total cuatro en 2011".