Se encuentra bajo disposición judicial

La Policía detiene a un joven de 31 años por el fraude de 1.500 millones en UBS

Un hombre de 31 años ha sido detenido en la zona financiera de Londres en relación al agujero de 1.500 millones de euros que la entidad suiza UBS ha reconocido que le ha generado la actividad de un operador "incontrolado" de su división de banca de inversión.

El banco de inversión suizo ha informado hoy que " ha sufrido pérdidas debido a las operaciones no autorizadas de un trader en su división de banca de inversión. El asunto está siendo investigado, pero UBS estima la pérdida en torno a los 2.000 millones de dólares (unos 1.500 millones de euros)". Este proceso ya está dando resultados y de momento un agente de Bolsa de 31 años, Kweku Adoboli, ha sido detenido en Londres sospechoso de ser el presunto autor de estas operaciones.

La detención tuvo lugar a las 03.30 de la pasada madrugada, hora local en Reino Unido, en el centro de Londres. Según informa la Policía, el detenido es "sospechoso de fraude por abuso de posición". Actualmente, Adoboli se encuentra bajo custodia policial y las autoridades ya han comenzado la investigación.

De acuerdo con el banco, esto podría llevar a UBS a presentar pérdidas en el tercer trimestre. La entidad no ha dado a conocer la identidad del trader ni los activos en los que se ha producido la pérdida. La operación no ha afectado a posiciones de clientes, de acuerdo con la nota de prensa. Las reacciones no se han hecho esperar y de momento la acción de la entidad suiza ya pierde cerca de un 10% en la Bolsa de Zurich.

De concretarse, sería uno de los mayores agujeros provocados por un broker incontrolado y, a falta de conocer el nombre del operador, éste se uniría a mitos del sector como Nick Lesson, que quebró el centenario banco Barings en 1995 al perder desde si silla de operaciones en Singapur 1.000 millones de euros o Jérôme Kerviel, que provocó el caos bursátil y generó pérdidas de 4.900 millones a Société Générale en 2008.