Mientras tanto la prima de riesgo vuelve a superar los 400 puntos

Italia completa con éxito una nueva subasta a costa de aumentar el interés ofrecido

El Tesoro italiano ha vuelto a acudir el mercado. En medio de las turbulencias bursátiles que acechan a Europa, Roma ha conseguido colocar el máximo previsto a costa de pagar un 5,6%, máximos desde la incorporación al euro.

Italia desveló ayer que ha entablado conversaciones con autoridades chinas para que adquieran la golpeada de deuda del país trasalpino. Sin embargo, parece que sirve de poco. El Tesoro trasalpino ha tenido que pagar un 5,6% de rentabilidad, máximos desde la entrada en vigor del euro, muy por encima del 4,9% abonado en el mes de julio por su última emisión de títulos a cinco años. A cambio de ello hay que destacar que Roma ha conseguido colocar 3.865 millones de euros de los 4.000 millones previstos.

Esta situación está teniendo efecto también en el mercado secundario, de compra venta entre particulares. Los bonos a diez años, plazo tomado como referencia, abonan un 5,76%, lo que sumado a la caída de la rentabilidad exigida a Alemania provoca un ensanchamiento del diferencial hasta los 406 puntos básicos.

Desde que el BCE confirmara hace un mes su decisión de intervenir activamente en los mercados de deuda para calmar las tensiones respecto a la deuda periférica de la zona euro la institución ha invertido 70.207 millones de euros en la compra de bonos soberanos, el 49% del importe total de 143.000 millones desembolsado hasta la fecha en el marco de su controvertido programa de compra de bonos, que se ha cobrado hasta la fecha las 'cabezas' de los representantes alemanes en la institución Juergen Stark y Axel Weber.