Los ministros de Finanzas piden un esfuerzo global

El G7 ofrece ayuda a los bancos en una declaración genérica

Pocas soluciones y de carácter muy general. Los ministros de Finanzas del G-7 reunidos en Marsella este fin de semana se comprometieron a dar una respuesta coordinada a la crisis, pero con recetas muy generales. Los participantes ofrecieron ayuda a la banca aunque con pocos detalles.

Los ministros de Finanzas del G7 sólo llegaron a un acuerdo de mínimos sobre cómo afrontar la crisis global y en concreto se refirieron a las dudas que suscita la solidez de los bancos europeos, a los que ofrecieron ayuda en forma de liquidez.

Los participantes en el encuentro de Marsella hicieron hincapié en que "los bancos centrales están dispuestos a ofrecer tanta liquidez a los bancos como sea necesaria".

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, señaló que la entidad que dirige utiliza para ello medidas convencionales y no convencionales, y puso encima de la mesa las cifras, que a su juicio cubren las necesidades.

La discordia en este punto había venido de la nueva directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), que horas antes había sugerido que no se puede descartar una crisis de liquidez e insistió en que hay bancos europeos que necesitan fondos propios suplementarios.

Según la declaración conjunta de los responsables europeos, "nos reunimos en un momento de nuevos desafíos para (...) el crecimiento, déficits fiscales y deuda soberana (...) Existen ahora señales claras de una desaceleración en el crecimiento global. Estamos comprometidos a una respuesta fuerte y coordinada a esos desafíos", declararon.

Pero el breve comunicado, que según dijo a Reuters una fuente del Gobierno alemán fue emitido por la insistencia de la anfitriona, Francia, para tratar de calmar a los ansiosos mercados, no aportó nada nuevo.

"Tenemos que alejarnos de la idea de que sólo hay una solución para todos (...) No es rigor (austeridad) contra crecimiento", dijo el ministro de Finanzas francés, Frangois Baroin, en una conferencia de prensa.

Sin embargo, sí se vio una clara diferencia de tono entre la llamada del secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, de ayuda mas generosa para los deudores de Europa y el énfasis del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, en la reducción de los altos déficit.

"No creo que la gente esperase un gran acuerdo y por supuesto el G-7 no parece haber dado mucho en el camino de la acción concreta", dijo a Reuters Brian Dolan, estratega jefe de Forex.Com en Nueva Jersey.