Barclays. Ajustes en el beneficio pese al recorte de gastos

El mal funcionamiento de la división de banca de inversión y la necesidad de provisionar unos 1.146 millones de libras para afrontar la oleada de reclamaciones sobre venta indebida de productos, propiciada por los cambios regulatorios en Reino Unido, están pasando una costosa factura a Barclays. Los resultados de la entidad que dirige Bob Diamond cayeron un 38% en el primer semestre del año. Y todo ello pese a que el banco está inmerso en una decidida campaña de recortes de gastos que se traducirá este año en la reducción de 3.000 puestos de trabajo en todo el mundo.

Desde abril, la tendencia del valor es claramente bajista y, pese al fuerte rebote de las últimas sesiones, no hay indicios de que vaya a cambiar a corto plazo. En febrero de 2007, Barclays cotizaba a 650 libras, hoy supera por poco las 170. Los precios objetivos se sitúan entre 220 y 350 libras. Otra cosa es que si la situación continúa, no haya una revisión de las valoraciones.