Se afianza como valor refugio

Doble récord del oro ante la incertidumbre mundial

El oro, otra vez el oro. Con las dudas implantadas en las Bolsas y las deudas de los países desarrollados, el metal precioso vuelve a funcionar una jornada más como imán del dinero seguro.

La onza de oro al contado, cotizada en Londres, ha cerrado hoy a un precio de 1.877,50, lo que representa una subida del 1,59% respecto al viernes. Se trata del quinto récord consecutivo del metal precioso, que sigue su revalorización a pesar de que hoy las bolsas europeas han vivido una jornada de ligeras ganancias.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), donde el oro cotiza a futuros, también se ha conseguido otro récord. Igualmente, el quinto consecutivo. Allí, la onza de oro ha rozado los 1.900 dólares (concretamente, 1.891,9), un máximo histórico. Para hacerse una idea de la magnitud de la escalada de los precios del metal precioso, el martes pasado, la cotización a 1.785 dólares la onza supuso una nueva marca.

El oro se ha convertido en los últimos meses en el refugio del dinero ante las turbulencias financieras mundiales, al igual que el yen y el franco suizo. Las autoridades de Japón y Suiza, sin embargo, están tomando todas las medidas posibles para frenar la escalada de sus divisas.

"La incertidumbre y el nerviosismo todavía predominan, por lo que esa importante cota psicológica se alcanzará probablemente pronto debido al actual clima que viven los mercados", dijeron hoy en una nota a sus clientes los analistas de la entidad financiera Commerzbank.

A la volatilidad en los mercados se unieron hoy las expectativas de algunos inversores de que la Reserva Federal estadounidense (central) inyecte un nuevo estímulo económico con la compra de bonos del Tesoro.