Valor refugio contra la desaceleración global

El yen, en su nivel más alto frente al dolar desde la Segunda Guerra Mundial

La divisa japonesa ha alcanzado hoy los 75,95 yenes por dólar, el nivel más alto de la posguerra.

Billete de 10.000 yenes
Billete de 10.000 yenes

El yen ha recuperado hoy su nivel más fuerte frente al dólar desde la Segunda Guerra Mundial, con los inversores buscando refugio ante la desaceleración global. La moneda asiática ha tocado los 75,95 yenes por dólar, el nivel más alto de la posguerra, antes de negociar a 76,18 a las 10.26 horas de Nueva York (14.26 horas, hora española) frente a los 76,58 de ayer.

"La desaceleración global liderada por la de EE UU y la crisis europea de deuda soberana ha estado pesando sobre los mercados bursátiles mundiales y contribuyendo a la fortaleza del yen", comenta Andrew Wilkinson, analista de mercado de Interactive Brokers Group en Greenwich, Connecticut. "No es un yen independientemente fuerte. Hay muchos factores".

El yen ha ganado un 5,6% en los últimos tres meses, el segundo mejor rendimiento de entre las diez principales monedas analizadas en los índices de correlación ponderada de divisas de Bloomberg. El franco, el mayor ganador, ha aumentado un 11%, mientras que el dólar ha perdido un 2,2%.

El yen y el franco suizo tienden a fortalecerse durante la crisis económica y financiera debido a que los actuales excedentes contables de Japón y de Suiza les hacen menos dependientes del capital extranjero. Pero una moneda nacional más fuerte perjudica la competitividad de los exportadores de ambos países.

El ministro de Finanzas japonés, Yoshihiko Noda, ha señalado que está dispuesto a llevar a cabo otra "sorpresiva intervención" en los mercados para frenar las ganancias de la moneda asiática. Noda dijo ayer que "seguirá supervisando los mercados con cuidado" y que la intervención "es una medida de último recurso; no tendría sentido si no fuera una sorpresa"

El yen ha subido por encima del nivel que llevó a Japón a vender de manera unilateral el 4 de agosto, su primera intervención en los mercados de divisas desde marzo.