Los bancos centrales se coordinarán

El BCE comprará bonos de Italia y España para evitar el contagio

El Banco Central Europeo (BCE) intervendrá decisivamente en los mercados comprando bonos de Italia y España para proteger a ambos países de la crisis de deuda que arrecia en la eurozona, dijo una fuente de la zona monetaria tras la teleconferencia que mantuvo la institución.

El BCE y los bancos centrales de la eurozona han diseñado un plan de urgencia para comprar bonos en el mercado de deuda y evitar así un lunes negro en las Bolsas.

En un comunicado, el BCE asegura que mantendrá activo su programa de compra de deuda, diseñado "para restaurar la correcta transmisión de nuestras decisiones de política monetaria y, por tanto, asegurar la estabilidad de precios en la zona euro".

Fuentes de la zona euro consultadas por Reuters indicaron que el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, que analizó hoy durante tres horas en una teleconferencia los últimos acontecimientos relativos a la crisis de la deuda soberana de los países periféricos, "consideró cuidadosamente la situación de Italia y España y tomó nota del comunicado conjunto de Francia y Alemania", que mantuvieron su compromiso con el plan de rescate europeo y las reformas financieras.

"El Eurosistema intervendrá muy significativamente en los mercados y responderá de una manera coherente", dijo dicha fuente a Reuters.

La reunión extraordinaria del BCE se produjo a petición del presidente de la institución, Jean-Claude Trichet, que instó hoy a su máximo órgano ejecutivo a decidir hoy si compra bonos de Italia y España, países que en los últimos días han sufrido ataques especulativos a sus deudas y han visto disparada su prima de riesgo.

Trichet tomaba así cartas en el asunto para no dilatar más la agonía en los mercados después de que la ambigüedad de sus palabras en su última comparecencia abocara a los parqués a una jornada negra. En la rueda de prensa posterior a la decisión sobre los tipos de interés el jueves, Trichet no expresó con suficiente claridad la posible intervención del BCE en los mercados secundarios de deuda y fue duramente criticado por ello.

Asimismo, la conferencia telefónica tuvo lugar después de que la Standard and Poor's (S&P) rebajara en la madrugada europea del sábado la calificación a la deuda de Estados Unidos, desde la máxima nota triple A hasta la AA+. Esta decisión podría agravar mañana lunes la marea de pérdidas que registran las Bolsas desde hace varias sesiones. La Bolsa de Israel y los índices asiáticos, que operan el domingo, ya han reaccionado a la degradación de la deuda estadounidense con pérdidas de hasta el 7%.

Durante este fin de semana, los responsables de finanzas de las principales economías del mundo y los líderes de la UE mantuvieron intensos contactos para evitar mañana un desplome en los mercados.