Fuentes de la entidad afirman que aún no han comprado bonos

El BCE condiciona la compra de bonos a nuevas reformas en Italia

El Banco Central Europeo podría estar esperando, según fuentes de la entidad, el anuncio de nuevas reformas por parte del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para iniciar la compra de bonos en italianos en el mercado secundario de deuda.

Según las fuentes consultadas por Reuters, el BCE habría alcanzado un acuerdo en la reunión del jueves para acudir al mercado secundario y adquirir bonos italianos y españoles, pero estaría condicionado a una mayor velocidad en las reformas estructurales emprendidas por los dos países.

"El BCE ya ha manifestado su voluntad de actuar. La operadores en el mercado dicen que el BCE ha comenzado a preguntar por precios de los bonos italianos, pero aún no ha comprado nada", afirma una fuente, quien recuerda que el instituto emisor europeo no negocia directamente con los gobiernos. La fuente consultada por la agencia no habla de nuevas medidas a adoptar por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, si bien la institución europea podría estar esperando que se aceleraran las reformas estructurales ya iniciadas.

Con todo, este mediodía el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, señalaba que es necesario que España implemente mayores reformas en el mercado laboral y en las cajas, y ha urgido a que se cumplan los objetivos de déficit en las autonomías de manera "rápida y decidida". Ha querido recordar también que el Gobierno ya ha impulsado programas de consolidación fiscal, de reestructuración del sector bancario y reformas del mercado laboral, medidas que ha calificado de "cruciales".

De la misma forma, el miembro español del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González-Páramo instó hoy a España e Italia a que aceleren "al máximo" sus reformas para hacer a sus economías "más dinámicas y menos expuestas al endeudamiento público". En una entrevista con la Cadena Ser, González-Páramo afirma que las reformas en materia económica no pueden esperar a septiembre, cuando se reanuda la actividad parlamentaria.

"No es tiempo de vacaciones para lo exigente de la situación a la que nos enfrentamos. Es urgentísimo actuar de una manera muy decidida, manifestando un compromiso inflexible" con lo pactado por los jefes del Estado el pasado 21 de julio sobre el rescate de Grecia, advierte el alto cargo. En su opinión, es hora de reformar las economías para "hacerlas crecer y para que los mercados no duden de que el crecimiento en Europa no genera las posibilidades de repagar la deuda".

Según Reuters, pese a que operadores del mercado han asegurado hoy que el BCE ya ha iniciado la compra de bonos de Italia y España durante la jornada, dichas adquisiciones no se habrían producido aún. Una compra que podría iniciarse la semana que viene si durante el fin de semana si los líderes europeos acuerdan algunas medidas de presión al Gobierno de Berlusconi.

Un mensaje que ya transmitía esta mañana el miembro del Consejo de Gobierno del supervisor europeo, Luc Coene, que aseguró que "desde luego que el banco central está preparado para tomar medidas significativas para ayudar a la situación", aseguró el gobernador del supervisor belga. "Pero los países primero necesitan tomar medidas". Y añadió. "Ya lo hicimos en el caso de Grecia, Portugal e Irlanda, así que no veo por qué debería haber, digámoslo así, una especie de veto acerca de esa posibilidad [de comprar deuda de España e Italia]".