El Tesoro intentará colocar mañana 3.500 millones de euros en bonos a 3 y 4 años

Vísperas de subasta, ataque a la deuda española seguro

Ha vuelto a ocurrir. Las vísperas de una subasta del Tesoro coincide con un nuevo ataque a la deuda española. Ayer los operadores volvieron a aumentar las exigencias de rentabilidad a los títulos nacionales, una presión que se mantiene durante el día de hoy, a escasa 24 horas de que España acuda al mercado en busca de liquidez.

Ayer la prima de riesgo iniciaba la jornada desde los 375 puntos. Nada más comenzar la sesión dejó atrás esta cota para batir otra nueva marca, superando en menos de diez minutos los 387 puntos. Poco después, el techo era ya de 402 puntos, un nivel que no se conocía desde finales de 1995. Este incremento de casi 30 puntos tenía lugar apenas 48 horas antes de que el Tesoro acuda al mercado en busca de liquidez. Mañana el organismo público intentará colocar 3.500 millones de euros en bonos a 3 y 4 años, operación que tendrá como principal problema el coste de la emisión. Una cuestión bastante recurrente en los últimos tiempos.

En estos momentos, los bonos nacionales a 10 años, plazo tomado como referencia, abonan un interés superior al 6,2% en el mercado secundario, de compra venta entre particulares. Esta rentabilidad no equivale exactamente al precio que tiene que pagar España por vender su deuda pero si sirve de guía bastante precisa sobre hacia donde se dirigirán las exigencias de los inversores en próximas subastas. Por tanto, si en vísperas a que el Tesoro abra la ventanilla las exigencias suben mucho, el estado tendrá que afrontar un mayor coste. Los precedentes lo confirman.

El pasado martes 26 de Julio se buscaba vender un máximo de 3.000 millones de euros en letras a 3 y 6 meses. Un objetivo que si en términos de cantidad se daba por seguro, de hecho se consiguió colocar casi el total, no se tenía tan claro en lo que a su coste se refiere. Un día antes el diferencial entre el bono español y el bund germano, tomado como el más seguro de Europa, se había ensanchado hasta los 326 enteros, un 11% más que los 294 puntos en que cerró el viernes 24. Resultado: el Tesoro se vio obligado a incrementar en casi un 1% la retribución ofertada.

La jugada anterior se repitió también en las vísperas de las dos subastas anteriores. El 19 de Julio el estado consiguió colocar 4.450 millones de los 4.500 previstos a través de letras a 12 y 18 meses a cambio de subir los tipos en más de un 0,7%. El 7 del mismo mes más de lo mismo, se consigue colocar la cantidad prevista pero a cambio de un mayor coste. Y los días previos la prima subió 20 y 30 puntos respectivamente. ¿Coincidencia? Lo sea o no la consecuencia es la misma, España cada vez paga unos mayores costes financieros.