La merma sería del 30,3%

La pérdida latente de la banca española por su exposición a la deuda periférica es de 1.700 millones

Los balances de las entidades españolas cuentan con 5.800 millones de euros en deuda de Grecia, Irlanda y Portugal. En pleno incendio de la deuda periférica, su valor real se vería mermado en un 30% según la cotización actual de los títulos de deuda: serían 1.777 millones menos.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés) decidió dejar fuera del escenario adverso la deuda pública que se mantiene hasta vencimiento. Los test de resistencia de la semana pasada no tomaron en cuenta ni un impago, ni siquiera la temida y casi segura reestructuración de la deuda helena. Pero con el riesgo país de los periféricos disparado hasta cotas estratosféricas, las entidades españolas registrarían pérdidas sin necesidad de plantear ningún hipotético escenario aun más estresado. El agujero según los precios de mercado actuales sería de 1.777 millones de euros. El desfase entre la cotización de los títulos de Grecia, Irlanda y Portugal en el mercado secundario y su valor en los balances de las entidades españolas es del 30%.

Los bancas y cajas españolas más representativas acumulan un total de 5.800 millones de euros en letras y bonos de los tres Estados rescatados hasta el momento. La exposición a la deuda portuguesa es, de lejos, la de mayor calado: 5.400 millones, más del 85% del total. El Banco Santander acumula la mayor cantidad de deuda lusa. De acuerdo a los datos presentados ante la EBA durante las pruebas de resistencia, son 3.682 millones en títulos a corto, a medio y sobre todo a largo plazo (2.000 millones). Tal y como están cotizando los bonos y letras portuguesas, el banco español perdería 1.100 millones de euros, más de un 30%. BBVA cuenta en su balance con 661 millones de deuda lusa, sin embargo, la gran mayoría se centra en letras a tres y 12 meses. A menor plazo, las exigencias de los inversores en el mercado secundario son más laxas y la perdida en este caso sería menor. Apenas un 4% hasta quedar en 629 millones de euros al vencimiento. Popular y Novacaixagalicia también compraron al Tesoro del país vecino. Cuentan en sus balances con 643 y 134 millones de euros respectivamente.

La exposición a la deuda griega es significativamente menor: 401 millones en manos de BBVA, Santander y Bankia. El interés de los títulos helenos está disparado ante las constantes incertidumbres sobre un posible impago de Atenas. Santander, con 177 millones de euros en bonos medio plazo en su balance, sufriría una perdida del 50% para recibir al vencimiento 88,5 millones de euros. Bankia, ante su inminente salida a bolsa, dispone de 55 millones de euros de deuda corto y medio plazo que sufriría un descuento del 15% y se quedaría en 46 millones.

Sólo Banco Sabadell sufre la exposición a la deuda soberana irlandesa. Son 38 millones de euros en bonos gaélicos a largo plazo, que tras pasar por el filtro del mercado se quedarían en 21 millones. Un descuento de más del 50%.