Se han endurecido los requisitos tras los fallos de 2010

España llega a los test de estrés con las manos atadas

La banca nacional se queja de que la EBA no considere las provisiones anticíclicas como capital básico

Las notas de selectividad de la banca están a la vuelta de la esquina. El supervisor bancario europeo (EBA, en sus siglas en inglés) dará a conocer hoy el resultado de las pruebas de resistencia a las que ha sometido a 91 entidades financieras. La banca española lleva días clamando contra el diseño de esta prueba teórica que, a su juicio, perjudica gravemente a las entidades nacionales en comparación con sus rivales europeos. A continuación se recogen 10 preguntas y respuestas para comprender mejor cómo funcionan los test de estrés y cuál es su propósito.

1. ¿Qué son los test de estrés? La EBA ha establecido una definición común de capital para todos los bancos europeos. Una vez que está fijado el nivel de capital básico que tiene cada entidad, se realiza un ejercicio teórico para pronosticar qué le sucedería a ese ratio de solvencia en caso de que la economía europea se deteriorara de forma severa. Con esta simulación se pretende evaluar si los bancos y cajas del Viejo Continente tienen capacidad para absorber las pérdidas provocadas por un contexto económico muy adverso.

2. ¿Qué parámetros miden las pruebas? El supervisor europeo se fija fundamentalmente en el capital de máxima calidad de cada banco, que es el activo con el que mejor pueden encajar pérdidas futuras. La definición de capital básico (core Tier 1, en la jerga del sector) ha generado mucha polémica, por ser muy restrictiva y dejar fuera conceptos que tradicionalmente se consideraban capital. La banca española ha denunciado en varias ocasiones que la definición establecida ha perjudicado especialmente a las entidades nacionales ya que no reconoce como capital las provisiones anticíclicas, diseñadas y dotadas específicamente para absorber las pérdidas provocadas por los impagos de créditos.

3. ¿En qué nivel está el aprobado? La EBA ha fijado el listón en el 5%. Es decir, que esa es la proporción de capital básico, respecto al total de activos, que un banco debe tener para considerar que no presenta ninguna dificultad. Sin embargo, aquellas entidades que obtengan una nota entre el 5% y el 6% podrían verse sometidas a algún tipo de supervisión específica para que refuercen su solvencia.

4. ¿Qué pasa con las entidades que suspendan? Los supervisores les exigirán que presenten planes específicos de recapitalización.

5. ¿Por qué se hacen ahora? La primera reválida para la banca europea se realizó hace un año, en julio de 2010. Entonces, como ahora, las autoridades comunitarias querían someter al sector a una prueba con parámetros comunes para ofrecer transparencia a los ciudadanos y a los mercados y demostrar que bancos y cajas no estaban tan mal como algunos decían. Desgraciadamente, la primera prueba fue un fracaso. Toda la banca irlandesa aprobó, pero a los pocos meses tuvo que ser nacionalizada para evitar su quiebra. Ahora se han querido evitar los errores de hace un año, estableciendo una definición aún más dura de capital y unos parámetros más pesimistas en el conocido como escenario adverso.

6. ¿Qué entidades se han sometido a este examen? 91 bancos y cajas europeos han participado en esta prueba. En conjunto, representan el 60% de los activos bancarios del Viejo Continente. España es el país en el que su sector financiero se ha examinado de un modo más exhaustivo, puesto que se ha analizado al 95% de su banca.

7. ¿Aprobará la banca española? Está por ver pero, de acuerdo con varias fuentes consultadas, la inmensa mayoría del sector bancario nacional superará la prueba. Tan solo tres o cuatro entidades, fundamentalmente cajas de ahorros, no alcanzará el nivel mínimo de capital exigido. Otra cosa es qué nota obtendrán en el escenario estresado. No obstante, las probabilidades de que se llegue a un contexto económico tan malo como el imaginado por la EBA son escasas y, además, las cajas que se verán afectadas ya tienen en marcha programas para recapitalizarse.

8. ¿Servirá la publicación de las pruebas de estrés para calmar los mercados? Los analistas dudan mucho que los mercados se normalicen tras conocer el resultado de los test. En primer lugar, porque el origen de la desconfianza que hay hacia la banca europea está en las carteras que acumulan de deuda soberana de los países periféricos: Grecia, Irlanda, Portugal... Mientras la Unión Europea no ofrezca una solución creíble y duradera a la crisis de la deuda, difícilmente acabarán la dudas que genera la banca del Viejo Continente. Además, el fracaso de las pruebas realizadas hace un año, cuando los supervisores comunitarios certificaron la buena salud de la banca irlandesa, hacen que este tipo de exámenes tenga poca credibilidad entre los operadores del mercado.

9. ¿Todos los bancos deben superar exactamente el mismo examen? Ese es el propósito de partida de la EBA: juzgar a todos con el mismo rasero. Sin embargo, esta intención tiene algunos matices. En primer lugar, la propia definición de capital principal. Los supervisores nacionales han tratado de influir en el comunitario para que se incluyan o excluyan partidas que benefician a sus propias entidades. En este sentido, varios bancos españoles han criticado que el regulador no ha logrado incluir conceptos claves para el sector nacional, como las provisiones anticíclicas. Por otra parte, en los escenarios estresados se establecen diferentes supuestos por país. De esta forma, para España se ha fijado en este pronóstico fatalista, una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 4,5%, en el acumulado de 2011 y 2012, mientras que para Grecia la caída acumulada es del 3,3%. De esta forma, los bancos españoles, muy expuestos a la evolución de la economía nacional, se ven perjudicados respecto a sus rivales.

10. ¿Se seguirán haciendo en el futuro? La European Banking Authority (EAB) no se ha pronunciado al respecto pero, de acuerdo con diversas fuentes, de mantenerse las dudas acerca de la salud del sector financiero, es probable que la selectividad del sector se siga repitiendo. El martes, el consejero delegado de Banesto, José García Cantera, aseguró que no tendría sentido repetir regularmente las pruebas puesto que, por definición, son un ejercicio de estrés excepcional para detectar qué entidades hay que recapitalizar.

11. ¿Se ha perjudicado a los bancos españoles? A decir de la mayoría del sector, sí. En primer lugar, por la definición restrictiva de capital, que no incluye algunos instrumentos muy utilizados por las entidades nacionales. Además, la medición de los activos ponderados por riesgo, que son el denominador del ratio de solvencia, es mucho más estricta en España que en otros países. El único punto positivo es que se ha aceptado como capital las inyecciones de capital que aportará a las cajas el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

12. ¿Por qué el Banco de España no ha podido obtener sus demandas? La debilidad de la economía española ha perjudicado notablemente la capacidad de presión del supervisor bancario nacional ante la EBA, según los expertos. El que España esté siendo señalada desde hace meses como uno de los países periféricos que podrían tener que solicitar un rescate a la Unión Europea ha restado poder de persuasión al Banco de España. Además, ha tenido que apostar toda su influencia a que se aceptaran como capital las ayudas del FROB.

La cifra

91 entidades financieras europeas han pasado el examen. 25 de ellas son bancos y cajas españoles.