Las 'víctimas' de las pruebas de resistencia

Los analistas apuntan hacia las cajas

A las seis de la tarde del viernes el Banco de España hará públicos, al igual que sus homólogos europeos, las pruebas de resistencia a las que se ha sometida al sistema financiero español, y por extensión al de toda la zona euro. Unas pruebas que los analistas pronostican que pueden conllevar algún disgusto, especialmente para las cajas de ahorro.

Banco de España
Banco de España

Cuatro cajas. Cinco. Además, algún banco. Los rumores y las especulaciones sobre las entidades que pueden suspender las segundas pruebas de resistencia se van intensificando a medida que se acerca el momento en que el Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, va a repartir las notas. Todo ello en plena tormenta bursátil y fiscal, con la deuda española en el disparadero y con los líderes europeos enfrentados por una cumbre fantasma. El momento no podría ser peor. Sin embargo, los analistas consultados no creen que el resultado vaya a cambiar mucho el panorama. "Alguna caja va a suspender pero la situación ya está descontada por los operadores ", explica convencido Joaquín Maudos de IVIE.

La sensación de que las principales damnificadas de estos tests van a ser las cajas de ahorros es unánime. A la hora de identificar sus nombres, la respuesta es un poco más costosa pero al final también llega la coincidencia. "Lo más lógico es que aquellas entidades que el Banco de España ya fijó que tenían necesidades de capital sean las más perjudicadas si es que no han hecho nada por atraer nuevos inversores o preparen salidas a Bolsa como Banca Cívica o Bankia", razona Nuria Álvarez de Renta 4. Caixa Catalunya, Unnim, Caja Duero-España son los candidatos de mayor renombre. Sin embargo, esta situación no debe de desatar las alarmas.

"Un suspenso no es buena noticia pero hay que tener en cuenta el durísimo escenario al que se les va a someter", afirma Soledad Pellón de IG Markets. Los datos confirman sus afirmaciones. La Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés) no quiere que la historia se vuelva a repetir y que bancos que aprueben sean rescatados pocos meses después, como pasó hace un año con algunos irlandeses. Asi, por ejemplo, se ha eliminado como fondos de capital las provisiones genéricas, un importe que incluso Basilea III da por buenas. En el caso de las entidades españoles suponen 27.000 millones de euros. "Todo esto por no hablar de las caídas del PIB de casi el 5% entre 2011 y 2012, los descensos del valor de la vivienda del 15%, o un aumento adicional del desempleo del 7%" ,detalla exhaustivamente Maudos. Por tanto, la conclusión es sencilla. "Habrá alguna mala nota, pero debido a que las pruebas al sistema financiero nacional serán bajo unas condiciones mucho más adversas que para el resto de países", finaliza Maudos.

A pesar de todo, se considera que este ejercicio de transparencia, que otros llaman enseñar las vergüenzas, puede incluso beneficiar a la últimamente tan devaluada marca España. "Las entidades nacionales ponen toda la carne en el asador. Se somete prácticamente a revisión al 100% del sistema financiero y se da toda la información, algo que no hace todo el mundo. Por ejemplo, los bancos alemanes se han negado a publicar su exposición a la deuda periférica", argumenta Santiago Carbó, catedrático de la Universidad de Granada.

De cara a los efectos en los temidos mercados, los expertos quitan hierro al asunto e insisten en la idea de que las malas noticias ya están descontadas. "Es difícil que haya una reacción a la baja el lunes a no ser que haya un auténtico desastre, algo que desde luego no se contempla. De hecho, si los resultados son un poco mejores de lo previsto creo que pueden servir de alivio a la renta variable y a la deuda" ,insiste Pellón. Aunque el espíritu es compartido, Álvarez matiza. "Puede haber cierto relajo pero se descarta que haya una reacción tan positiva como la que se produjo con las pruebas de hace un año. La situación actual es mucho más inestable", concluye.

Al final da la sensación de que se estresará a las entidades pero que se seguirá en el punto de partida. "El principal problema ahora es solucionar la reestructuración de la deuda griega. Hasta que Europa no tome una decisión al respecto las dificultades continuarán" , matiza Carbó. Por tanto, y a pesar del streaptease financiero, el verdadero nudo gordiano seguirá en poner de acuerdo a Alemania con los demás. Y Angela Merkel no es fácil de convencer.