EDITORIAL

Los mensajes de Trichet

El Banco Central Europeo (BCE) celebra hoy una reunión trascendente. El mercado da por absolutamente descontado que el organismo que preside Jean-Claude Trichet va a decidir un nuevo incremento del precio del dinero de un cuarto de punto, con lo cual se colocará en el 1,5%. Los expertos estiman, además, que este encarecimiento de los tipos de interés será el último al que asista la eurozona en lo que queda de año. No obstante, tan trascendente o más que esta decisión lo es la que los máximos responsables del BCE puedan adoptar respecto a la consideración de aceptar o no los bonos griegos como colateral en el supuesto de que se produzca la reestructuración de la deuda helena. Trichet no debe dejar pasar de largo esta preciosa oportunidad de lanzar un mensaje de apoyo explícito y contundente a favor del esquema de ayuda que se está cocinando para la economía griega, con participación de la inversión privada. Contribuiría con ello a despejar algunas de las incertidumbres que se han vuelto a instalar en los mercados mundiales debido a las dudas arrojadas por las agencias de calificación sobre Grecia, Portugal y, por extensión, sobre el euro. Las agencias, que fueron ayer duramente criticadas desde Bruselas, parecen haber querido asumir el papel de aceleradoras de incendios.