El impulso del viernes se frena en el arranque de semana

La subasta del móvil vuelve a las andadas

Las operadoras que participan en la subasta del móvil parecen haberse asustado del impulso que dieron a las pujas el viernes y este lunes han vuelto a la cautela.

Cuarto día de pujas en la subasta del móvil y vuelta a la cautela. Después de un inicio decepcionante, con solo 900 millones de euros ofertados el primer día (pese a que el Gobierno prevé una recaudación que ronda los 2.000 millones en la venta de frecuencias radioeléctricas), los operadores cogieron ritmo el viernes, cuando impulsaron sus ofertas por encima de los 1.100 millones.

Pero con el inicio de semana ha regresado la prudencia y la cifra de ofertas se ha movido sólo hasta 1.111 millones de euros. Los principales bloques que estaban desiertos la semana pasada lo han seguido este lunes, con el conflictivo espectro en la banda de 800 MHZ que las operadoras temen que pueda tener interferencias con la televisión a la cabeza de las pujas en blanco. También otro valioso bloque en la banda de 900 MHz sigue sin candidatos. Bastaría con que los operadores dieran el precio mínimo en estas dos propuestas para que la subasta sumara de un plumazo 340 millones y se acercara más a lo que espera el Ejecutivo.

Además de estos dos bloques, otros 30 permanecen desiertos, aunque en estos casos se trata sobre todo de frecuencias regionales en la banda de 2,6GHz que se sitúan en zonas donde no hay operadores locales.

Al menos, la subasta sigue viva porque los once operadores que participan en ella han vuelto este lunes a ofertar en las rondas.

Movistar, Vodafone, Orange Jazztel, Ono, Telecable, R, Euskaltel, Telecom Castilla-La Mancha, Opnatel de Navarra y COTA están participando en la subasta.