S&P afirma que los planes para Grecia pueden conducir a una insolvencia selectiva

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's aseguró hoy en un informe que los planes pergeñados por Francia y Alemania para solucionar el embrollo de la situación de Grecia, que incluirían el 'roll over' de de 30.000 millones de deuda, pueden conducir a una insolvencia de su economía.

Standard & Poor's (S&P) arrojó esta mañana un jarro de agua fría sobre una solución para la situación de la economía griega. La agencia de calificación de riesgos aseguró en un informe que los planes de la banca francesa, que incluyen un roll over (refinanciación) de unos 30.000 millones de deuda, puede considerarse una insolvencia selectiva, según sus criterios.

La agencia no comparte el optimismo de las responsables políticos de la eurozona ni de los directivos de los bancos europeos, que la semana dieron su visto bueno al 'plan Sarkozy'. S&P rebajó el 13 de junio la calificación de la deuda griega a largo plazo, de "B" a "CCC", - equivalente al bono basura-. La agencia entiende que los acreedores sufrirán pérdidas y por tanto considera el escenario como de insolvencia selectiva.

La propuesta francesa implica que bancos y aseguradoras tenedores de deuda griega reinviertan el 70 % del dinero cuando esos préstamos lleguen a su vencimiento. El 50 % de esos capitales se pondrían en nuevos créditos a 30 años y el 20 % restante en títulos de deuda de cupón cero, es decir, cuyos intereses no se van cobrando conforme se generan, sino al vencimiento. En cuanto al tipo de interés, sería por una parte equivalente al que Grecia tiene que pagar a los organismos públicos que han garantizado su salvamento, y por otra variable, indexado sobre un indicador de la economía griega, como el producto interior bruto (PIB).

Se trataría de evitar el carácter obligatorio para los bancos del sistema planteado hasta ahora, que implica que las entidades financieras tengan que reinvertir en deuda griega el 100% del dinero cuando esos préstamos venzan. S&P indica que la propuesta francesa es una más entre muchas de las que intentan garantizar las necesidades de financiación de Grecia para el periodo 2011-2014, y que si se aplicara, la agencia tendría que revisar la calificación crediticia de la deuda soberana de Grecia.