Atractivas oportunidades en el sector

Bancos: solo para inversores arriesgados

A el corto plazo aún deben despejarse numerosas incertidumbres

Bancos: solo para inversores arriesgados
Bancos: solo para inversores arriesgados

Si hay un sector que ha medido como nadie los efectos negativos de la crisis financiera desde sus orígenes ha sido, sin duda, el financiero. Así lo reflejan las cotizaciones de los últimos cuatro años, donde el 74% de las entidades presentes en el índice paneuropeo Stoxx 600 se ha depreciado por encima del 50%, y casi un 40%, más de un 70%. El castigo se ha mantenido durante este tiempo, y en 2011 son pocas las que se encuentran en positivo. Los precios están históricamente bajos para la mayoría de los bancos, donde el valor en libros no llega a una vez en muchos de estos. ¿Es un indicativo de que ha llegado el momento de invertir? Los analistas reconocen que hay oportunidades, pero que aún persisten serios riesgos. "Es un sector complicado y hay demasiados aspectos que van a suceder en julio que pueden hacer que continúe la presión", explica Nuria Álvarez, de Renta 4. La publicación de los test de estrés, los requerimientos de Basilea III o los resultados del primer semestre serán la guía de ruta para los próximos días. Sin olvidar a Grecia, que tras lograr ayudas inminentes de 12.000 millones, todavía deberá negociar un segundo y decisivo plan de ayudas. En este sentido, los expertos reconocen que la aprobación del Parlamento heleno al nuevo plan de ajuste y la disposición de la banca francesa y alemana a participar en la reestructuración de su deuda significan un punto de inflexión. Será el entorno relativamente más favorable que se encuentren quienes vayan a invertir en Bankia o Banca Cívica.

1.Grecia. La solución a los problemas de la economía helena parece más cercana tras los últimos acontecimientos. Pero la UE y el FMI aún deberán dar el sí a nuevas ayudas en un segundo plan de rescate. "El sector bancario es de los que más puede ganar si la situación se tranquiliza", afirma Susana Felpeto, subdirectora de análisis de Atlas Capital. El impulso de los bancos tiene que venir de la mano de la relajación de la prima de riesgo. En España, en la última semana ha pasado de 284 a 234 puntos básicos, y Santander y BBVA han subido el 8,84% y 11,45%.

Los bancos franceses y alemanes son los que más exposición tienen a la deuda griega y han sido los principales sufridores en las Bolsas. En los españoles, lo que más preocupa a Fitch es su presencia en Portugal, donde cualifica activos por entre 3.000 y 4.000 millones.

Las agencias de calificación han asestado duros golpes al sector, y el mercado permanece en vilo a la espera de conocer su opinión sobre el proceso de reestructuración de deuda que tendrá que seguir Grecia. Moody's ha puesto en revisión a la baja la calificación de la banca gala. El efecto contagio ha llegado hasta Reino Unido, donde el banco central ha reconocido que el riesgo más serio e inmediato para el sistema se deriva del empeoramiento de la crisis de deuda soberana en varios países de la zona euro. El supervisor ha anunciado, por otra parte, que revisará la política de provisiones "porque pueden ofrecer una imagen equívoca".

2. Basilea III. El comité de supervisores bancarios de Basilea dará a conocer este mes nuevos detalles sobre la solvencia que se exigirá a los bancos a partir de 2019. "Pretende más control en aquellas entidades consideradas de mayor riesgo sistémico, que no tiene que ver que sean menos rentables, para evitar otro Lehman. Es una incertidumbre más que cuando desaparezca puede ayudar a una recuperación de las cotizaciones", opina Felpeto. El nivel básico para las entidades consideradas como tal deberá ser entre un 1% y 2,5% superior al mínimo que recoge Basilea III, del 7%. Por tanto, el core capital oscilaría entre el 8% y 9,5%.

Sabadell comenta en este sentido que "los bancos españoles caerían dentro de las categorías menos exigentes, lo que podría suponer una ventaja diferencial que favorecería la evolución a corto plazo". Aunque no se conocen aún las entidades que serían más afectadas, el mercado apunta a que podrían ser Deutsche Bank, Société Générale y Credit Agricole.

3. Test de estrés. En las próximas semanas se publicarán los nuevos test de estrés realizados a la banca europea, un año después de conocer los primeros. "Hay que ver qué credibilidad aporta a los mercados. Si alguna entidad española no los supera, sería más una confirmación que una sorpresa", dice Nuria Álvarez. Fuentes próximas a los exámenes que se están realizado al sector comentaron esta semana que entre 10 y 15 entidades, sobre un total de 91, no superarán las pruebas. En este grupo estarían firmas de Grecia, Alemania, Portugal y España.

Los test de estrés certificarán en qué medida puede resistir el core capital de las entidades en distintos escenarios de caída de los precios inmobiliarios, así como el impacto de la pérdida del valor de los bonos soberanos de países como Grecia.

4. Resultados. En breve, comenzarán a conocerse los resultados del primer semestre del año. "Lo que me preocupa realmente es la recuperación orgánica del sector, que parece que será muy lenta, sobre todo en los bancos del área del Mediterráneo, más centrados en el negocio minorista y donde los crecimientos son muy estrechos", asegura Alberto Roldán, director de renta variable de Inverseguros. La visión para las firmas españolas es negativa en general. "La perspectiva es que no habrá crecimiento en uno o dos años. Hay altos niveles de riesgo y dudo de la sostenibilidad del dividendo", indica Alberto Roldán.

Sobre el resto de los bancos europeos, Nomura decidió esta misma semana bajar las previsiones para el segundo trimestre, resultando más desfavorecidos Deutsche Bank, UBS y Credit Suisse.

5. Efecto Bankia y Banca cívica. CaixaBank ha dado el primer paso de entrada de las cajas a la Bolsa tras el proceso de reestructuración por el que ha pasado el sector. Fue el viernes, y perdió el 1,1%. El próximo 20 de julio debutarán Bankia y Banca Cívica, con descuentos significativos de entre el 49% y 54% sobre el valor en libros en el primer caso, y entre el 47% y 59%, en el segundo. Ambas ofertas medirán el grado de aceptación de los inversores en un entorno como el actual. Sus estrenos afectarán a las entidades que ya cotizan, pero hay discrepancia entre los analistas en la forma en qué lo hará. "Se ha exigido un descuento por la reestructuración del negocio y por el riesgo que implica. Son entidades que no conocemos. Creo que si las cotizaciones se mueven a la baja, los bancos tradicionales podría beneficiarse por un trasvase de posiciones", indica Roldán.

Por su parte, Mario Lodos, de Banco Sabadell, considera que no tiene sentido hacer comparaciones, mientras que Susana Felpeto dice que no habrá un ajuste de valoraciones porque las entidades que cotizan ya ofrecen un importante descuento.

La situación del sector

A FAVOR: Los bancos cotizan con importantes descuentos, respecto a su media histórica. Algunos de ellos, además, reflejan una rentabilidad por dividendo atractiva. Por ejemplo, la de Santander y BBVA es del 7,2% y 7,14%, sobre lo previsto para 2011.

EN CONTRA: El sector tiene por delante un verano difícil. Los test de estrés, los resultados del primer semestre, la salida a Bolsa de Bankia y Cívica, y la forma en que se resuelva la situación en Grecia marcarán el camino de las cotizaciones.