Universidades privadas

Los claustros se abren a las artes y los videojuegos

Tamzin Townsend (Liverpool, 1967), tuvo claro desde el principio de sus estudios de Arte Dramático en Kent que lo suyo no era la interpretación, sino la dirección teatral. De su talento han salido taquillazos como El método Grönholm y Un dios salvaje. Afincada en España desde hace algo más de una década, Townsend inaugura el próximo curso académico el primer grado que ofrece en España Artes Escénicas y Mediáticas, en la Universidad Europea de Madrid.

La formación sigue la estela de la creciente demanda de profesionales que dispongan de una perspectiva global del teatro. La creatividad y la interpretación son pilares fundamentales que en este grado se acompañan de formación en gestión y dirección. El programa de estudios incluye desde técnica y expresión de voz e introducción a improvisación y a la expresión artística, hasta ética profesional y responsabilidad de las artes o marketing y comunicación de actividades. Y en inglés.

El plan Bolonia, creado para la homologación de títulos universitarios en Europa, está dando alas a las universidades privadas en la creación de nuevos grados, la mayoría inexistentes en las universidades públicas. "La creciente demanda de perfiles más profesionales que académicos está favoreciendo la creación de grados más específicos y la reformulación de otros ya existentes en el antiguo plan de estudios. En esta tendencia, las universidades privadas tenemos especial capacidad para responder", explica Adolfo Sánchez, vicerrector de la Universidad Camilo José Cela.

Una muestra de esta efervescencia de títulos en las instituciones privadas es el grado de Desarrollo de Videojuegos que imparte este centro universitario, en exclusiva en España. Los alumnos aprenden desde crear un videojuego hasta las características del sector. La Camilo José Cela derrocha seguridad sobre las salidas profesionales de una de sus apuestas más novedosas. "Todos los alumnos tienen un puesto asegurado, por el volumen de negocio de este sector en España", añade Sánchez.

La de los videojuegos es, efectivamente, la primera industria de ocio audiovisual e interactivo en España, con una cuota de mercado de más del 50% respecto a la venta de consolas y de periféricos, según Adese, la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento. En 2010, este sector facturó 631 millones de euros y fue el único que mantuvo su cuota de negocio, respecto a venta de consolas y de periféricos, que cayeron ligeramente.

Ciencias del Transporte y Logística y Protocolo son otros de los grados novedosos que la Camilo José Cela acaba de añadir a su programa universitario.

Las privadas se están apuntando no solo a aquellos programas de enseñanza más demandados por el mercado, sino también a otros en los que pueden aportar conocimiento e investigación en sectores punteros. Es el caso de la biotecnología. La Universidad Francisco de Vitoria ofrece un doble grado en Biotecnología y Farmacia. "La investigación biotecnológica es el futuro de la farmacia. Por ello nuestros alumnos aprenden desde Ingeniería Genética hasta Bioinformática", explica Maite Iglesias, directora del grado en Biotecnología, de la Facultad de Ciencias Biosanitarias en la Universidad Francisco de Vitoria. Desde las privadas también se está absorbiendo enseñanzas que hasta ahora no disponían de título universitario, como Música. Hasta 2010 solo se impartía en los conservatorios. La Francisco de Vitoria ha incluido esta disciplina entre sus grados, en el que se contempla la enseñanza de interpretación, de musicología y de pedagogía. "El conservatorio solo acepta al 20% de los candidatos, esta es una forma de abrir la enseñanza a más personas", explica Antonio Águila, director del grado de Música.

Desde las privadas se reconoce que esta creciente especialización de los títulos universitarios puede llevar a una disgregación de las titulaciones, "pero desde un punto de vista más innovador, responden a las demandas del mercado", concluye Adolfo Sánchez, de la Camilo José Cela.

Oferta variada

l Ingeniería del automóvil: es uno de los nuevos grados por los que apuesta la Universidad Antonio de Nebrija. A las materias clásicas de la licenciatura de Ingeniería Industrial, la nueva enseñanza incluye teoría de vehículos, reglamentación del sector y estudios sobre el coche eléctrico. "España es una potencia en fabricación de vehículos. Hacía falta una titulación concreta", explican desde la universidad.

l Lenguas modernas y gestión: figura entre los estudios de grado novedosos de la Universidad Alfonso X El Sabio. Inglés, español, francés y alemán se combinan en esta enseñanza con conocimientos sobre gestión y contabilidad, como forma de adaptarse a la creciente demanda de estudios superiores en negocios. Este grado también incluye organización de eventos.

O la investigación o los pacientes

La universidad San Pablo CEU quiere resolver en su próximo lanzamiento de grado universitario el dilema al que se enfrentan los estudiantes de Medicina, que deben elegir entre dedicarse a los pacientes o a la investigación.

Este centro preparará a sus alumnos de enseñanza superior en Investigación Médica. "Está pensado para alumnos que no están interesados en la medicina clínica, es decir, en la atención a pacientes, sino en la investigación de laboratorio", explican responsables de la universidad.

El nuevo grado responde a la especialización que normalmente no encuentran los estudiantes de Medicina. "En la medicina clínica el trato con los pacientes es fundamental, y no todo el mundo vale para ello ni está interesado en practicar la medicina desde ese ángulo", añaden desde este centro universitario.

El nuevo grado está aún en fase de verificación interna, y aún no hay calendario para su fecha de inauguración, aunque desde la universidad apuntan a que se lanzará en un breve lapso de tiempo.

Dentro de los grados universitarios más clásicos, en los que se ha especializado la San Pablo CEU, destaca el grado de Derecho jurídico-comunitario, cuyo último año se cursa en una universidad europea. El programa incluye la enseñanza de dos idiomas comunitarios, a elegir entre francés, inglés y alemán, y está orientado a estudiantes "con una visión más amplia de aquellos que buscan el derecho tradicional", explican desde la institución.