Papaconstantinou dejará su cargo por decisión del primer ministro

Evangelos Venizelos, nuevo ministro griego de Finanzas

El primer ministro griego, George Papandreou, decidió hoy nombrar a su ministro de Defensa, Evangelos Venizelos, nuevos responsable de Finanzas en sustitución de Yorgos Papaconstantínu. Venizelos era el principal candidato para el cargo, junto al ministro de Crecimiento, Mijalis Jrisojoídis. Los cambios en Grecia comparten protagonismo con la reunión que mantienen en Berlín la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy para consensuar una slaida a la crisis helena.

El de ministro de Finanzas era puesto más importante que se iba a cubrir en la mañana de hoy. También se ha avanzado que se reducirá el número de ministerios para mejorar la aplicación de las reformas estructurales, del control de los gastos del Estado y la recaudación de impuestos, aparte de sacar adelante un gigantesco programa de privatizaciones hasta 2015. Papaconstantínu se ocupará de la cartera de Medio Ambiente.

El nuevo ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha solicitado al Eurogrupo (que se reúne este domingo) que pide al Eurogrupo que respalde un plan de austeridad "con mejoras". "El plan de mitad de legislatura es un pasaporte para la confianza, no sólo para (obtener) el quinto tramo (del primer rescate), sino también para (solucionar) el problema de la viabilidad de la deuda pública", declaró Venizelos a la cadena de televisión griega Mega TV.

Atenas no se lleva todo el protagonismo durante el día de hoy en lo que respecta a la crisis griega. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, mantienen hoy una reunión en Berlín para consensuar una salida a la crisis helena. La posible participación de los acreedores privados, bancos y aseguradoras, en el segundo paquete de ayudas a Grecia, que Alemania insiste en reclamar, es el principal punto de fricción entre los gobiernos de Berlín y París.

El comisario europeo, el alemán Olli Rehn, anunció ayer una nueva estrategia en dos fases: en primer lugar, activar el quinto tramo de la ayuda aprobada hace más de un año, 18.000 millones más a cambio de que Atenas apruebe un nuevo paquete de austeridad que ha puesto al Gobierno contra las cuerdas.

Previsiblemente, el acuerdo llegará el domingo próximo. Y así, Grecia podrá respirar al menos hasta septiembre. A la vuelta del verano, sin embargo, harán falta más fondos. Ya se perfila una segunda fase en la que habrá un plan de rescate de más de 100.000 millones que finalmente Europa deja para más adelante, al menos hasta el 11 de julio, a la vista de que no hay forma de alinear los intereses de Alemania con los del resto.