Recorta dos escalones su calificación por la pérdida de cuota

Fitch deja a Nokia al borde del bono basura

S&P ha bajado la calificación de Nokia y Moody's ha amenazado con hacerlo, pero la más contundente ha sido Fitch, que ha dejado el rating de la fabricante de móviles a un paso del bono basura y con posibilidad de bajar más.

Nokia Oyj E7 business
Nokia Oyj E7 business

Llega la segunda ronda de alertas sobre la capacidad financiera de Nokia. El pasado mes de marzo, la fabricante finlandesa de teléfonos móviles se enfrentó a las primeras rebajas de rating de su historia. Pero no ha sido suficiente. Solo dos meses después, las agencias de calificación se han dado cuenta de que los recortes del inicio de la primavera no son suficientes, dado el deterioro de los resultados de Nokia y su pérdida de cuota de mercado ante su incapacidad de competir con el iPhone de Apple y los teléfonos con el sistema operativo de Google.

De ahí que la semana pasada Moody's anunciara la puesta en revisión del rating de Nokia y que hoy lo haya hecho efectivamente Fitch. Y el movimiento de esta última no es inofensivo: recorta dos escalones de una sola vez y deja a la finlandesa en BBB-, a solo un paso del bono basura y con perspectiva negativa, lo que significa que puede bajar más.

Fitch cita la fuerte pérdida de cuota de mercado de Nokia, sobre todo en el segmento de teléfonos inteligentes, pero la alerta de resultados peores de los anunciados realizada por la compañía el pasado 31 de mayo tampoco ha pasado desapercibida. El anuncio provocó un desplome de las acciones del 17,5% y la recuperación desde entonces ha sido exigua. El resultado es que la fabricante cotiza a sus mínimos de trece años y ahora también su capacidad de repagar la deuda está en entredicho.