Cotiza al mínimo de trece años

Nokia se hunde en Bolsa tras un nuevo 'profit warning'

Suma y sigue. Nokia ha vuelto a reconocer que la competencia es más fuerte que ella y que no cumplirá las previsiones. Se ha desplomado en Bolsa a su nivel más bajo en trece años.

Edificio de Nokia
Edificio de Nokia

El nuevo primer ejecutivo de Nokia, Stephen Elop, ya lo avisó. Este ejercicio y el de 2012 serían años de transición, a la espera de una verdadera reconversión que lleve la compañía al lugar donde una vez estuvo. Pero lo que no está claro es que vaya a quedar algo de Nokia cuando pase ese plazo.

Todas las esperanzas de esta resurrección están puestas en la alianza con Microsoft y en la confianza del éxito de los primeros móviles con el sistema operativo Windows. Los ejecutivos de la firma finlandesa cruzan los dedos para que se cumpla la promesa de que el primer modelo esté en el mercado a finales de año. Mientras tanto, la travesía no puede ser más dura.

"Durante el segundo trimestre de este año varios factores están afectando negativamente más allá de lo previsto al negocio de terminales y servicios de Nokia", ha explicado la compañía este mediodía, en un comunicado. La fuerte competencia, la necesidad de rebajar precios y los malos resultados de venta de los modelos más caros no han dejado otra opción. Y el resultado no es otro que una nueva revisión a la baja de sus estimaciones de resultados para el segundo trimestre. Los ingresos de esta división "estarán sustancialmente por debajo de las previsiones de 6.100 a 6.600 millones de euros". Tampoco se cumplirán las promesas de margen operativo.

La reacción en Bolsa no se ha hecho esperar. La cotización cayó a plomo tras el anuncio, hasta un 18% en los peores momentos y un 17,5% al cierre, y eso que el punto de partida ya era bajo. Con el castigo de hoy, las acciones de Nokia están a niveles de febrero de 1998.

Y es que los inversores temen que Nokia jamás volverá a ser lo que fue. Su incapacidad para hacer frente al iPhone de Apple y a los modelos que llevan el sistema operativo de Google es patente cada día que pasa. En el primer trimestre se produjo lo que todos en la compañía finlandesa temían: por primera vez, los ingresos por venta de terminales del iPhone fueron superiores a los suyos.

Ante este panorama, Nokia ha decidido renunciar a las previsiones anuales. Las estimaciones proporcionadas para 2011 ya no son válidas y el único compromiso es ir dando cada trimestre los cálculos para el siguiente. Al menos eso aleja las posibilidades de continuas revisiones a la baja.