Según Barclays

Los inversores españoles, entre los que muestran menor deseo de autodisciplina financiera

Los inversores españoles, junto con los de Australia, Estados Unidos, Sudáfrica y los Emiratos Árabes Unidos, son los que muestran un menor deseo de autodisciplina financiera, según un informe elaborado por Barclays Wealth sobre las personalidades financieras de las grandes fortunas.

Por contra, el estudio revela que los inversores de Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur, Catar y Japón son los que muestran un mayor deseo de autodisciplina financiera.

El estudio, titulado 'Riesgos y Estrategias: el rol de la autodisciplina en la toma de decisiones financieras', analiza la conducta financiera de los grandes inversores y parte de la premisa de que el papel que juegan las emociones a la hora de invertir puede costarles a los inversores hasta un 20%.

Según este informe, "es más que probable que sean los patrimonios más altos (más de 10 millones de euros) los que sientan una mayor necesidad de autodisciplina financiera" y señala que el 45% de este grupo busca una mayor autodisciplina en relación a sus finanzas.

En este sentido, el director de conducta financiera de Barclays Wealth, Greg Davies, ha señalado que "muchas personas se sorprenderían al observar que los altos patrimonios son precisamente los que poseen un mayor deseo de autodisciplina financiera, a pesar de que un mayor nivel de riqueza va siempre acompañado de una mayor complejidad en las decisiones de inversión".

Riesgo de la inversión emocional

El informe revela que la "inversión emocional" puede llevar a comprar caro y vender barato, lo que puede costarles a los inversores hasta un 20% del rendimiento de la inversión en diez años.

Además, en este sentido el estudio destaca lo que llama 'paradoja de inversión', que indica que un tercio de los participantes encuestados afirma que comprar y vender frecuentemente es necesario para obtener un beneficio alto, "aunque son estos mismos inversores los más propensos a pensar que venden y compran demasiado".

Otro aspecto que subraya el informe de Barclays es que el uso de las normas y de estrategias en la toma de decisiones financieras está considerado como algo "muy efectivo" por los participantes del estudio, ya que consideran que estas prácticas se asocian a "mayores niveles de riqueza".

Por último, también señala que el deseo de mayor autodisciplina financiera se atenúa con el paso de los años, ya que el 53% de los encuestados menores de 45 años afirma querer tener más autodisciplina sobre sus finanzas, mientras que "sólo el 26% de los mayores de 65 años desea lo mismo".