Por asegurar que la comunidad está en "quiebra total"

La Junta de Castilla-La Mancha suspende las reuniones con el PP

La Junta de Castilla-La Mancha ha decidido este lunes suspender definitivamente las reuniones previstas con el Partido Popular para preparar y facilitar el traspaso de poderes, por lo que solamente volverá a reunirse con los 'populares' cuando la presidenta electa, María Dolores de Cospedal, haya nombrado a los consejeros de su Gobierno.

Así lo ha asegurado en rueda de prensa el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas en funciones, Santiago Moreno, que ha anunciado esta decisión tras de reunirse con los consejeros de la Junta en funciones después de que el PP generase "alarma social" asegurando que Castilla-La Mancha estaba en "quiebra total".

El PP de Castilla-La Mancha, por su parte, acusó hoy al Gobierno en funciones de la comunidad autónoma de ocultar datos y "mentir" a los ciudadanos sobre la situación financiera de la región y ha prometido adoptar las medidas que sean necesarias, sin descartar las judiciales, para que esa información se conozca.

Así lo ha manifestado el secretario de Acción Parlamentaria del PP castellanomanchego, Leandro Esteban, quien ha exigido al Gobierno regional retomar con urgencia el proceso de traspaso de poderes, pues así lo han querido los ciudadanos y así lo establece la ley.

El responsable de economía del PP en Castilla-La Mancha, Marcial Marín, afirmó hoy que esta comunidad, con 6.758 millones de deuda, es la región con más deuda y déficit por tercer año consecutivo, lo que deja a las claras una mala gestión que "será la peor herencia que reciba un Gobierno del PP".

El secretario de organización del PSOE, Marcelino Iglesias, declaró hoy por su parte que las cuentas de Castilla La Mancha están "perfectamente auditadas", aseguró hoy . Iglesias añadió que asegurar que las finanzas de la Comunidad Autónoma están cerca del caos es casi "hooliganismo político".