Prevé que su déficit sea el doble del objetivo impuesto por el Gobierno

Moody's espera más retrasos de Cataluña en el pago a proveedores

Moody's espera que haya más retrasos por parte de Cataluña en el pago a proveedores y un empeoramiento de su posición de liquidez en el caso de que el Gobierno decida limitar su endeudamiento en represalia por incumplir los objetivos. La agencia de rating prevé un déficit del 2,66% para la Generalitat de Cataluña, el doble del objetivo impuesto por el Gobierno.

La agencia de calificación Moody's ha publicado hoy un análisis sobre las repercusiones del presupuesto de la Generalitat de Cataluña en el que explica que prevé un déficit del 2,66%, frente al 1,30% impuesto por el Gobierno.

Moody's cree que el desafío fiscal catalán demuestra que el Gobierno central no tiene herramientas eficaces para imponer a las comunidades que cumplan sus objetivos. "Cataluña no está cumpliendo con el objetivo de déficit y el Gobierno central puede evitar que la región inicie nuevas emisiones de deuda este año", advierte el informe.

Pero, en opinión de Moody's, "esto no resolvería el problema de fondo", por lo que apunta la posibilidad de que en Cataluña aumenten los retrasos en los pagos a proveedores" y avisa que "la liquidez de la región podría empeorar".

Por esto, según la agencia de calificación, la previsión de un alto déficit para Cataluña durante este año tiene implicaciones negativas no solo para la solvencia de Cataluña, sino también para la del Estado español.

Moody?s apuesta por que "el resultado más probable será que el Gobierno central volverá a intentar reducir su propio déficit en más de lo que se específica, como lo hizo el año pasado", pero advierte de que esto no resuelve a largo plazo lo que define como un "problema estructural". De esta manera, defiende que "el Gobierno central y las autoridades regionales han de trabajar juntos para hacer frente a las presiones de gasto estructural en los presupuestos de los gobiernos regionales, algo que requiere un consenso nacional sobre cuestiones delicadas en las áreas de salud y educación".

La firma pide que se limite de manera obligatoria el gasto autonómico y advierte que "de no ser así, creemos que será muy difícil para el Gobierno español alcanzar sus ambiciosos objetivos presupuestarios este año y en un futuro".