Pide reducción de déficit en las autonomías

Ordóñez abre la puerta a un esquema de protección de activos para las cajas

El Banco de España abre la puerta a un esquema de protección de activos que obligue al Estado a asumir pérdidas en cajas que recaigan en manos del sector privado, si bien resaltó que esta solución está descartada a fecha de hoy. Además, reclamó a comunidades y ayuntamientos que "no retrasen más las decisiones enérgicas de reducción del gasto", una condición "imprescindible" para cumplir con la "reducción del déficit".

Sitges
Sitges

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha descartado hoy que en este momento se aplique un esquema de protección de activos para las cajas, pero ha abierto la puerta para este tipo de actuación más a largo plazo.

Este sistema, que supondría que el Estado asumiría las pérdidas de las cajas en caso de que pasasen a manos de inversores privados, ha sido descartado ahora por Fernández Ordóñez, que ha asegurado que "sobre el esquema de protección de activos, el Banco de España ha decidido que no es correcto, porque en este momento no es correcto".

"Yo entiendo que los inversores puedan estas más cómodos sabiendo que las pérdidas se las queda otro", ha ironizado Fernández Ordóñez al contestar una pregunta del público que asiste a las XXVII Jornadas del Círculo de Economía que hoy se celebran en Sitges.

Si bien en el momento actual el esquema de protección de activos ha sido descartado por el gobernador, éste ha abierto la puerta a este tipo de actuación para cuando el FROB tenga que salir de las cajas en las que haya participado y hacer una subasta competitiva.

"En el momento en que se tenga que adjudicar finalmente una entidad, yo no estoy cerrado a ello. Y, de hecho, ya lo hemos aplicado en el caso BBK cuando se quedó la caja de la Iglesia, Cajasur", ha recordado Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Déficit autonómico

Además, Ordóñez, resaltó que cumplir la senda de reducción del déficit -que prevé pasar de un saldo fiscal negativo del 9,2% del PIB al 6% para el conjunto de las Administraciones Públicas- supone una condición necesaria para propiciar un cambio positivo en la percepción de los inversores internacionales de la economía española y "reducir la prima de riesgo". De hecho, apuntó que el elevado nivel de números rojos públicos encarece la financiación de las privadas.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez reclamó también por enésima vez modificar a fondo el mercado laboral, aunque evitó valorar la ruptura entre sindicatos y patronal de la reforma de la negociación colectiva. En cualquier caso, apuntó que mejorar el mercado laboral español "podría tener efectos inmediatos". Y pidió profundizar en la flexibilidad. "No podemos tolerar que sólo España y Sudáfrica tengan una tasa de paro superior al 20%".

Críticas al Banco de España

Un auditorio formado por empresarios y directivos de grandes empresas en su mayoría reprocharon a Ordóñez el papel "pasivo" del Banco de España durante el boom inmobiliario y su permisividad ante el exceso de exposición de la banca al ladrillo. Ordóñez reconoció que la institución monetaria podría haber hecho algo más, sin embargo, culpó a los tipos bajos de "la borrachera inmobiliaria". En cualquier caso, también recordó que, a diferencia de otros países de la UE, la gran banca ha resistido la crisis gracias a las obligaciones de provisiones dinámicas exigidas por el Banco de España.

Con todo, Ordóñez apuntó que la reforma del sistema financiero -junto con la modificación del mercado de trabajo y el cumplimiento del objetivo de estabilidad- resulta imprescindible para afianzar la recuperación. El Gobernador del Banco de España señaló que actualmente la institución está valorando los planes de recapitalización presentados por algunas cajas y señaló que "antes del 30 de septiembre" debe culminar el proceso.

"Los bancos españoles no tienen deuda griega"

Si bien Miguel Ángel Fernández Ordóñez recordó que los "bancos españoles no tienen deuda griega", rechazó de "forma radical" la posibilidad de reestructurar la deuda griega, alienándose así con la opinión del Banco Central Europeo (BCE). "Todo lo de Grecia viene de una idea perversa: que si no pagas no pasa nada", señaló Ordóñez.