Juncker descarta una "reestructuración total" de la deuda

La UE prevé cerrar la nueva ayuda a Grecia en junio

Las negociaciones para activar un segundo paquete de ayuda a Grecia que evite una quiebra inminente parecen avanzar de nuevo. Según The Wall Street Journal, Alemania estaría rebajando sus pretensiones. El Ecofin se reune mañana y la UE prevé un acuerdo en junio.

El escenario parece aclararse para la deuda griega tras una semana en la que la quiebra parecía inminente. La UE está trabajando en su segundo paquete de ayuda, lo que desbloquearía la ayuda que el FMI tiene que aportar a finales de junio. Se trata de 3.300 millones que el fondo no podría desembolsar sin el apoyo europeo.

Según Jean.Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, los líderes europeos tomarán una decisión a finales de junio, y se ha descartado una "reestructuración total" de la deuda helena. Bajo los términos del plan inicial, Grecia debería acudir a los mercados y captar 30.000 millones de euros el año próximo, algo considerado imposible a día de hoy.

En este contexto, el FMI no puede seguir desembolsando dinero, dado que según sus estatutos no puede capitalizar Estados sin un plan financiero. Y si el fondo no desembolsa los 3.300 millones que le corresponden en junio, las cuentas no salen para Grecia, cuya quiebra podría ser inminente.

La próxima cumbre europea está programada para el 20 de junio

Además, según el diario The Wall Street Journal, los países más reticentes a conceder la ayuda a Grecia, como es el caso de Alemania, estarían dispuestos a hacer concesiones y dejar de presionar para una prórroga de los vencimientos de la deuda helena.

Ahora, la UE deberá negociar con el Gobierno griego los términos de este paquete de ayuda. En los últimos días la oposición conservadora se ha negado a pactar los términos de un nuevo paquete de recortes y provatizaciones. Según la prensa de Atenas, la troika -FMI, BCE y UE- habría pactado con el Ejecutivo una rebaja del IVA del 23% al 20% para así conseguir el apoyo de la oposición.

El nuevo plan supondría cubrir tanto las desviaciones de déficit sobre el plan original como la financiación que se esperaba captar en los mercados según el plan aprobado en 2010 por 110.000 millones. Se valora en 65.000 millones, de los que 30.000 serían nuevas ayudas y el resto procedería de privatizaciones y recortes de gasto, según publicó ayer Financial Times.

Reunión del Ecofin mañana en Viena

Los ministros de Finanzas de la zona euro celebrarán una reunión en Viena mañana en la que, entre otros asuntos, discutirán la crisis de la deuda en Grecia. Fuentes europeas han querido recalcar que el motivo oficial del encuentro no será la confirmación de la aportación adicional europea, sino que se trata de una reunión rutinaria."No hay motivo de alarma", según el portavoz de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, quien informó de que el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, no asistirá al encuentro.

Los líderes europeos han insistido reiteradamente en que es necesario conocer las conclusiones de la misión de la UE y el FMl que se encuentra en Atenas desde hace varias para evaluar el progreso del programa de rescate, antes de tomar decisiones sobre Grecia. Reynders, ha calculado que ésta podría terminar el viernes, aunque no quiso dar esa fecha por cerrada.

Una vez conocido el resultado de la misión de los expertos, la UE y el FMI ultimarán los preparativos del segundo rescate de Grecia, que estaría listo para finales de junio. El nuevo plan de ajuste griego, que también está siendo analizado por la delegación de expertos, será gestionado por una agencia independiente y el objetivo es recaudar al menos 50.000 millones de euros. El principal punto de desacuerdo pendiente es el papel de la UE y el FMI en la agencia de privatizaciones. La troika exige estar representada en esta agencia y tener incluso poder de veto. Además, rechaza que el Gobierno de Atenas tenga ninguna silla y exige que cualquier decisión esté protegida por ley y no pueda ser revocada por otro Gobierno, según informa la prensa griega.