El Manchester es el referente en gestión deportiva

Los ingleses, los reyes en los despachos

El Manchester es, desde hace años, el pionero a la hora de aplicar las enseñanzas empresariales al mundo del fútbol. F.C. Barcelona y Real Madrid son solo sus alumnos aventajados.

El Manchester United, celebrando el título de la Premier League
El Manchester United, celebrando el título de la Premier League

El sábado 28 se decidirá sobre el campo quién merece llevarse la orejuda a casa. En el terreno de la gestión y las finanzas, que se juega en despachos, el partido tiene un claro ganador: el Manchester United. El club inglés es el referente mundial a la hora de considerar un equipo de fútbol como una empresa. Su balance se asemeja más al de una compañía holding de corte financiero, sus hechuras encajan mejor con una sociedad que cotice en Bolsa -aunque no lo hace desde la adquisición de Malcolm Glazer en 2003-. El Barça, en cambio, "es uno de los últimos baluartes del sentimiento de una masa social, con su forma jurídica de club deportivo como entidad sin ánimo de lucro, con todos sus socios siendo los titulares", según explica el profesor de Economía de la Universidad de Barcelona y experto en las finanzas del mundo del futbol, José María Gay de Liébana.

El Manchester presenta una estructura jurídica enrevesada. Sus dos matrices -Red Football General Partner y Red Football Limited Partnership- están radicadas en Nevada (EE UU). De ellas penden otras dos sociedades (Red Football Shareholder Limited y Red Football Limited) que cuentan con su sede social en el estadio de Old Trafford. De esas dos, finalmente, es de las que depende directamente el club inglés propiamente dicho, además de otras muchas divisiones. El Barça, por el contrario, es simple. Apenas una matriz en forma de club deportivo.

Huelga decir que pese el Manchester es rentable, pese a la deuda que soporta derivada de la adquisición del empresario estadounidense. El club de Old Trafford ganó 93 millones de libras en 2009 (107,5 millones de euros) y a 30 de junio de 2010 ganó más de 20,5 millones de euros, frente a las pérdidas de 79 millones del Barça en este periodo. Sus activos totales casi triplican a los del Barça: 1.136 millones frente a 490 millones. Este volumen de activos permite a la entidad inglesa poder soportar una deuda de 975 millones, con un patrimonio neto de 161 millones. En cambio, los catalanes tienen un pasivo mucho menor (549 millones), pero presentan un patrimonio neto negativo de 59 millones de euros. La mayor parte de la deuda del Manchester (hasta 811 millones) es a largo plazo; lo contrario que el Barça, que tiene unas a corto por 435 millones, con lo que su situación es menos desahogada. También hay datos que hablan mejor del Barça: el reciente campeón de la Liga BBVA es capaz de cubrir el 73% de su deuda con sus ingresos, frente el 36% del campeón de la Premier.

En los últimos 10 años, el F.C. Barcelona ha experimentado un crecimiento espectacular en el capítulo de ingresos, desde 119 millones hasta 398 millones, que le ha llevado a acercarse mucho al Real Madrid y superar al Manchester. Los ingleses dependen más de las aportaciones de los socios y de los ingresos por competiciones deportivas y más del dinero de la TV.

En el capítulo de costes, el Manchester gasta el 81,1% de lo que ingresa. El Barça no lo hace bien en este aspecto, dado que ha de desembolsar el 115% de su facturación, algo obviamente inviable. La entidad española destina el 76,8% de lo que ingresa a cubrir costes laborales, frente el 60% del Manchester. Así las cosas, los ingleses tienen una rentabilidad del 5,8% sobre sus activos totales, frente al -12,5% del club catalán.