Cierre de sesión

Wall Street: más fe que otra cosa

La Bolsa de Nueva York resiste el envite de las referencias macro y opta por las alzas.

Pintaba mal. Con el PIB y las peticiones iniciales de desempleo en contra, la apertura en el parqué neoyorquino daba al traste con los avances de la jornada precedente, cuando Wall Street afianzó el rebote in extremis y por los pelos.

Pero, no existe mejor sordo que el que no quiere oír. Y así fue en los principales selectivos de Estados Unidos.

Aunque el Dow Jones pierde fuelle en el último tramo y sube un exiguo 0,07% (12.402 puntos), el S&P 500 asciende un 0,40% (1.325 enteros) y el tecnológico Nasdaq avanza un 0,78% (2.782 puntos).

DOW JONES 35.646,78 0,44%

Los dos factores que atraían la preocupación sobre la evolución de la economía del país en el primer tramo de la sesión fueron superados con más fe que razones. De una parte, la decepción con el PIB del primer cuatrimestre, que subió un 1,8% (en tasa anualizada), frente al 2,2% previsto por los economistas. El consumo personal escala el 2,2% en los primeros cuatro meses del año, desde el 2,7% del periodo anterior. Un resultado también menor a las expectativas de los expertos, que habían adelantado que mejoraría un 2,8%.

En otro orden, el quebradero de cabeza a cuenta del paro. Las peticiones iniciales de desempleo aumentaron en 424.000 solicitudes durante la semana del 21 de mayo. Los analistas habían pronosticado que los reclamos de subsidio estarían próximos a las 404.000 peticiones. El dato de la semana precedente fue, asimismo, revisado al alza para quedar establecido en 414.000 solicitudes, y no en las 409.000 calculadas inicialmente.

La Bolsa de Nueva York tampoco atendía este jueves a Grecia y al runrún alrededor de la reestructuración de su deuda. Pese a la asfixiante presión que empieza a ejercer este desasosiego en los corrillos bursátiles y los círculos económicos, la apuesta en la corriente compradora parecía inquebrantable.

El último capítulo del caos griego lo protagonizaba este mismo jueves el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que avisó de que el FMI podría no entregar al país heleno el próximo bloque de ayudas y la dificultad para la UE de hacer frente ella sola al desembolso.

Empresas: vencedores y vencidos

En el contexto empresarial, Microsoft daba el golpe. Los inversores le taparon la boca al reputado gestor del fondo Greenlight Capital, David Einhorn, que este miércoles arremetía contra el presidente ejecutivo Steve Ballmer diciendo que él es la peor amenaza sobre las acciones del gigante tecnológico y animándolo a renunciar. Microsoft fue el mejor valor dentro de los 30 que cotizan el Dow Jones, apuntando una subida de casi el 2%.

Heinz presentó unos resultados por debajo de las estimaciones: 0,69 dólares por acción frente a los 0,72 dólares esperados. Con todo, los títulos ganaron un 0,81%, gracias a la mejora de los beneficios respecto al año anterior y al incremento del 6,7% del dividendo.

El encarecimiento del dólar afectó a la adquisición de crudo. El barril de Texas baja el 1,07% para acabar en 100,23 dólares. Repercutían además las alarmas sobre una menor demanda de petróleo por parte de China, donde la economía arrojaba hoy datos poco favorables. Tampoco la plata y el oro conservaron las alzas del miércoles.