Apoyo expreso de Sarkozy

Los europeos en el G-8 respaldan la candidatura de Lagarde al FMI

La primera jornada de la cumbre del G-8 sirvió para que los europeos expresaran su apoyo a la candidatura de la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, a la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque trataron de ser cuidadosos para no indisponer a los países emergentes.

Lagarde marcó las discusiones económicas de la reunión que se celebra en la ciudad normanda de Deauville, a pesar de que la sucesión de Dominique Strauss-Kahn no formaba parte del orden del día.

"Todo el mundo piensa que Lagarde es una mujer de gran calidad, de personalidad previsible y cuyos riesgos son controlables", aseguró el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en relación a las conversaciones "informales" que mantuvo en la primera jornada de la cumbre de jefes de estado o gobierno del G8.

Este comentario venía al caso por la posibilidad de que un presunto caso de abuso de poder pueda acabar por manchar la trayectoria de la ministra de Economía, circunstancia que se añadiría al fiasco de Strauss-Kahn, que se encuentra en arresto domiciliario, acusado de intento de violación.

No obstante, el próximo director del FMI no se decidirá en el foro de los que eran los países más ricos del mundo cuando se constituyó en 1975 (EEUU, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón), con la posterior incorporación de Canadá, y de Rusia, aunque por motivos más políticos que económicos en este último caso.

Entre otras cosas, se quiere evitar que parezca que este grupo impone a los emergentes un candidato concreto, y por ello tampoco la Unión Europea quiere apoyar de manera oficial la candidatura de la francesa.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quiso dejar hoy claro que no acuden al G8 a hacer "lobby" a favor de Lagarde, y que no la consideran idónea para el puesto por ser europea, sino por su "gran experiencia" y "personalidad de liderazgo", que le hacen "totalmente capaz de dirigir el FMI".

Los grandes países emergentes, el denominado grupo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), ha puesto en tela de juicio por "obsoleta" la tradición de que el FMI deba estar dirigido por un europeo.

Contra esta idea, Sarkozy argumentó hoy que la actualidad monetaria está ahora más del lado de los europeos que de los emergentes, a pesar de lo cual los problemas de deuda de la eurozona no tuvieron cabida en las declaraciones públicas del presidente francés.

Por contra, los líderes del G8 se felicitaron por constatar que el crecimiento de la economía mundial haya vuelto a arrancar "con bastante fuerza", algo que en gran medida ocurre gracias precisamente al tirón de los países emergentes.

Sarkozy, anfitrión de la Cumbre, afirmó además que los participantes habían coincidido en que es necesario reducir los factores de tensiones y de desequilibrios, así como luchar contra el proteccionismo y encontrar soluciones, "sea cual sea el punto de llegada del ciclo de Doha", la actual ronda negociadora para la liberalización del comercio mundial.

Otro de los temas económicos de la reunión del G8 ha gravitado en torno a internet, por la iniciativa de la presidencia francesa de crear un foro paralelo, que se ha denominado eG8, y que parece que se va a instituir como un referente permanente de estas cumbres.

Los "gurús" de internet, entre ellos los máximos representantes de Facebook, Mark Zuckerberg, y Google, Eric Schmidt, recordaron a los jefes de Estado o Gobierno la importancia de la red como creador de empleo, con el dato de que es capaz de generar 2,6 puestos de trabajo por cada uno que se destruye, especialmente en los países desarrollados.

Por este motivo, pidieron un acceso libre y abierto a internet en todo el mundo, algo que consideran una oportunidad, además, para cambiar la relación entre los gobiernos y los ciudadanos.

Más tarde, los líderes políticos encargaron a sus "homólogos" de internet la elaboración de un corpus de reglas mínimas para hacer compatible el desarrollo de la red con la defensa de la propiedad intelectual, la seguridad y los derechos fiscales.