El Ibex pasa de perder el 1,04% a cerrar al sesión en tablas

Grecia y los problemas de deuda en EE UU frenan las Bolsas

La incertidumbre sobre el futuro de Grecia, los problemas de endeudamiento de EE UU y la desconfianza que generó en el mercado la detención del director gerente del FMI, Dominque Strauss-Khan, el fin de semana marcaron una sesión muy volátil. El Ibex llegó a caer el 1,04% pero pudo cerrar en positivo (+0,07%) para anotarse el único avance de los grandes índices europeos.

La sesión prometía ser muy convulsa ayer. La detención del director gerente del FMI el fin de semana en Nueva York añadía una nueva dosis de inestabilidad a un mercado ya de por sí expectante ante la delicada situación de Grecia. Al final la sangre no llegó al río. El rojo se impuso en los mercados europeos pero las pérdidas de la mañana se fueron suavizando con las horas.

El Ibex, de hecho, tras llegar a caer un 1,04% logró concluir con una subida del 0,07% en los 10.363,9. En el resto de la región los retrocesos oscilaron entre el 0,72% del Cac y el 0,04% del Footsie.

La inquietud sobre la solución final que se adopte para Grecia mantiene la cautela de los inversores pero sin que la desconfianza resulte extrema, puesto que ayer las primas de riesgo de Irlanda (729), Portugal (585,4) y España (213), muy afectadas en las últimas semanas, se relajaron. Eso sí, habrá que esperar a ver hoy la reacción del mercado al resultado de la reunión del Eurogrupo, conocido con las Bolsas europeas ya cerradas, además de las expectativas que genere el Ecofin de hoy.

Mercados laterales

El guion que marcó la sesión de ayer se repite una y otra vez. Los mercados no terminan de encontrar catalizadores que les permitan avanzar después de más de dos años de ganancias -a excepción del Ibex, que perdió el 17,4% en 2010- pero al mismo tiempo en cuanto llegan los recortes pronunciados, los castigos se frenan. Y es que a pesar de que los riesgos a los que se enfrentan los mercados son bien conocidos por todos -crisis de deuda en Europa y EE UU, crecimiento débil a nivel mundial y presiones inflacionistas al alza por la escalada de las materias primas- las atractivas valoraciones de las Bolsas, apoyadas en una buena temporada de resultados impiden también castigos de calado.

El Ibex lleva cerca de un año oscilando entre los 10.000 y los 11.000 puntos, un rango del que no termina de alejarse. El repunte de la prima de riesgo de España y la dependencia del índice de la evolución del sector financiero, eléctricas y Telefónica impide que termine de despegar. "No se prevé que los beneficios de las grandes del Ibex crezcan mucho en los próximos dos años", señala Nicolás López, de M&G Valores para explicar la situación actual.

El ruido que llega de EE UU tampoco ayuda, país que ya ha alcanzado el techo de endeudamiento y que debe aprobar un incremento adicional para evitar un parón administrativo. Un contexto al que hay que unir también el miedo que empieza a generar en el mercado el repunte de la inflación y el impacto de las previsibles subidas de tipos en los resultados. Y es que hasta ahora los mercados han avanzado con respiración asistida pero a medida que se agota el margen de maniobra de los Estados y las economías deben empezar a andar solas, los riesgos crecen. De ahí que muchos expertos aconsejen extremar la cautela.

En este contexto, y a la espera de más noticias de Grecia, el Dow Jones cedió el 0,38% y el Nasdaq perdió el 1,63% ayer.

El Tesoro prevé captar 9.500 millones

Nueva prueba de fuego para el Tesoro español. El Estado pretende captar hasta 9.500 millones entre hoy y el jueves en emisiones de deuda a corto y medio plazo. Todo un reto en una semana en la que el foco de atención estará puesto en la solución que adopte Europa para Grecia.

El Tesoro subastará hoy letras a 12 y 18 meses. Una operación con la que pretende captar entre 4.500 y 5.500 millones de euros. La segunda gran cita llegará el jueves con la subasta de obligaciones a 10 y 30 años, emisión cuyo objetivo es captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros.

La caída de la prima de riesgo ayer hasta los 213 puntos es una buena noticia puesto que la semana pasada este diferencial llegó a tocar los 222 puntos básicos. En cualquier caso, el diferencial sigue siendo más elevado que el de principios de mes, la última vez que el Tesoro apeló al mercado.

El Estado ha conseguido emitir sin problemas este año y hasta la fecha ha colocado ya unos 66.407 millones de euros, lo que le permite ir cumpliendo sin problemas sus necesidades de financiación.