Niega que sus servidores utilizaran tecnología obsoleta

Sony estudia dar una recompensa a quien le ayude a atrapar a 'sus hackers'

Sony está estudiando ofrecer una recompensa a quien le ayude a atrapar a los hackers responsables del ataque a sus servicios online. La compañía niega que sus sistemas utilizaran tecnología obsoleta o fuera de punto, como le han acusado algunos expertos en seguridad informática. El gigante japonés espera restaurar sus plataformas el próximo 31 de mayo.

Sony está estudiando si ofrece una recompensa a quien le ayude a descubrir y atrapar a los hackers responsables del ataque a sus servicios PlayStation Network, Qriocity y Sony Online Entertainment y poner fin a la pesadilla que está sufriendo la compañía, y que le ha costado una caída en Bolsa de más de un 6% desde que saltó la noticia el pasado 27 de abril.

El gigante japonés ha negado las acusaciones del experto en seguridad informática Gene Spafford, quien, según Cnet, aseguró al subcomité de EE UU que investiga el suceso que Sony tenía un sistema sin parchear y sin firewall (cortafuegos). Es decir, le acusaba de que el sistema utilizaba tecnología obsoleta y que tenía importantes deficiencia, algo que han negado desde la compañía. Su director de comunicación, Patrick Seybold, ha asegurado que las acusaciones son falsas y que los sistemas de protección de sus servidores estaban actualizadas en el momento de los ataques.

Sony ha reconocido igualmente que todavía no sabe con certeza cuándo podrá reanudar sus servicios online hackeados. La web de Bloomberg asegura que la compañía está en proceso de adoptar un sistema de seguridad mejorado y recoge declaraciones telefónicas de Shigenori Yoshida, portavoz de Sony en Tokio, quien ha reconocido que "es una incertidumbre saber cuándo se podrán reanudar estos servicios", aunque esperan poder hacerlo "plenamente" el 31 de mayo.

El pasado viernes, el presidente ejecutivo de Sony, Howard Stringer, pidió disculpas a los usuarios de PlayStation Network y del resto de servicios de la compañía, y explicó que su empresa cubriría a sus clientes con un seguro de hasta un millón de dólares por robo de identidad. Las declaraciones de Stringer se produjeron después de que el directivo fuera duramente criticado por su "mala" gestión de la crisis, que puede pasar una dura factura a la compañía, presionada por fuertes rivales como Microsoft, Nintendo y los fabricantes de tablets, especialmente Apple.

La compañía, que ya reveló que los piratas informáticos han podido acceder a los datos de más de 100 millones de cuentas de sus usuarios, apuntó hace unos días que el grupo Anonymous podía estar detrás del ataque. Este colectivo se ha defendido y asegura que ellos no están involucrados en lo sucedido. Al menos, no como organización, ya que no descartan que alguno o algunos de sus miembros hayan podido actuar por su cuenta. En el blog de Anonymous se puede leer: "Seamos claros, comos legión, pero no hemos sido nosotros".

Las cosas se han complicado también para esta organización de ciberactivistas, tras conocerse que el propio grupo ha sido víctima de un hacker de su propia comunidad. Según publican algunos medios, un simpatizando de Anonymous habría atacado los servidores y publicado las direcciones IP de Internet de centenares de internautas conectados al canal IRC, que utiliza el grupo para coordinar sus acciones, comprometiendo todos los datos.