Salvedad en las cuentas anuales

El auditor cuestiona las cuentas de Ezentis y su continuidad

Ezentis acumula 18 años consecutivos con salvedades en su informe de auditoría.

Y van... 18 años. Ezentis, la antigua Avánzit (la antigua Radiotrónica) ha cambiado varias veces de nombre y en innumerables ocasiones de presidente en los últimos ejercicios, pero nada de ello ha logrado que la compañía convenza a los auditores de la limpieza de sus cuentas, al menos en casi las últimas dos décadas.

Desde 1993, los auditores de la compañía han puesto pegas a sus cuentas anuales y el ejercicio de 2010 no ha sido una excepción. El informe acaba de ser registrado en la CNMV y las palabras de PricewaterhouseCoopers no dejan lugar a dudas. Hay una salvedad en la auditoría individual, otra en la consolidada y lo que ahora se llama un párrafo de énfasis, en el que se alerta de las dudas sobre la continuidad de la compañía.

Varias incertidumbres

Las dudas del auditor se centran en dos aspectos principales. El primero es que Ezentis tiene contabilizados como impuestos diferidos de activo 63,74 millones de euros. Para recuperarlos, la empresa debería generar en el futuro beneficios suficientes como para compensar el menor pago de impuestos. Ezentis asegura que su plan de negocio lo permite, pero PricewaterhouseCoopers no está de acuerdo. A su juicio, la compañía debería eliminar 59,9 millones de esta cifra y pasarlos como cargo por cuenta de resultados. Puesto que Ezentis perdió 75,4 millones de euros el año pasado, eso implicaría que sus números rojos hubieran superado los 135 millones, según el auditor.

Además de esta salvedad, PricewaterhouseCoopers incluye un párrafo de énfasis en el que destaca que Ezentis presenta un fondo de maniobra negativo de 87,6 millones de euros y que sus deudas son elevadas. El grupo, recuerda el auditor, está inmerso en un proceso para reestructurar su pasivo. De hecho, ha dado algunos pasos en los meses que han transcurrido de 2011 para reducir su lastre. Sin embargo, el encargado de controlar las cuentas de Ezentis considera que, en el momento en que dio su opinión, no se conocía el desenlace de las negociaciones y había algunos frentes abiertos sin resolver. Todo ello "indica la existencia de una incertidumbre sobre la capacidad del grupo para continuar con sus operaciones", dice PricewaterhouseCoopers.

Planes para reestructurar la deuda

Para contrarrestar este riesgo, Ezentis ha puesto en marcha una batería de medidas que buscan reducir y reestructurar su deuda. La compañía está negociando la venta de algunas actividades no estratégicas, plantea el lanzamiento de una emisión de obligaciones convertibles por un mínimo de 15 millones y está en conversaciones con sus acreedores, según explica en su informe anual.

En este último punto, las negociaciones de la compañía se centran en una doble vía. Por un lado están las entidades de crédito, a las que se ha ofrecido, en términos generales, un periodo de carencia de dos años, un plazo de amortización de cuatro ejercicios y un tipo de interés medio entre el 6% y el 7%, explica Ezentis. Por lo que se refiere a las deudas con administraciones públicas, se ha solicitado el aplazamiento de pasivos por 3,7 millones de euros. Como garantía, Ezentis plantea una segunda hipoteca sobre determinados inmuebles.