COLUMNA

Al límite de la frontera de Catar

El Golfo no está aún a punto para obtener el estatus de mercado emergente en el índice MSCI. Una mejora en la nota de Catar y de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) desde la llamada categoría fronteriza -que incluye mercados como Kazajistán y Pakistán- supondría un gran impulso en un momento en que los inversores en Oriente Próximo buscan valores refugio. Aunque no parece que los mercados del Golfo hayan hecho lo suficiente como para merecer esta promoción multimillonaria.

El MSCI es un índice influyente que ha revisado y rechazado dos veces una mejora en la nota a Catar y los EAU. Todos los principales mercados del Golfo están clasificados actualmente como fronterizos, con la excepción de la región de Arabia Saudí, apenas abierta a los extranjeros y que no está incluida en ningún índice.

El estatus de mercado emergente ayudaría a Catar y los EAU a atraer 3.800 millones de dólares en dinero nuevo de los fondos mundiales de mercados emergentes, según EFG-Hermes. Una estimación que incluso podría estar infravalorada.

La liquidez extra podría también reducir el número de participaciones como la de los operadores de puertos DP World y Dana Gas, que buscan cotizaciones adicionales en Londres.

Es cierto que Catar y los EUA constituyen menos de un 1% del total en la ponderación en el índice MSCI de los mercados emergentes. Pero el estatus es crucial para la región y los inversores extranjeros. La revolución en Egipto ha subrayado que los inversores atribuyen una gran importancia a la inclusión del país en el índice, a pesar de que representan menos del 0,5%.

Sin embargo, Catar y los EAU han sido lentos en realizar los cambios necesarios antes de junio, fecha en la que MSCI volverá a evaluar el asunto. Catar necesita aún incrementar su límite de propiedad en manos de extranjeros, que actualmente se encuentra en el 25% con algunas excepciones.

El inestable panorama político de la región no debería influir tanto si mejora el estatus de mercado emergente o no. Catar y los EAU podrían mejorar su nota si se mueven rápido. Y los problemas de sus vecinos no deberían suponerles dificultades. Pero con el reloj en contra, los inversores no tardarán mucho en evaluar los nuevos cambios y eso significa que puede ser ya muy tarde. La combinación de factores podría ser suficiente para mantener al Golfo esperando en la frontera por un año más.

Una Galani