La deuda asciende a 14 billones

Geithner asegura que si no se eleva el techo de gasto hay riesgo de otra recesión

El secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner aseguró hoy que el Congreso aumentará el techo de la deuda pública o de lo contrario las consecuencias serán "catastróficas".

En una entrevista en el programa político de ABC This Week, Geithner indicó que los miembros del Congreso mostraron su disposición a aceptar el aumento en la reunión privada mantenida en la Casa Blanca con el presidente, Barack Obama, el pasado miércoles.

"He pasado mucho tiempo con los republicanos y los demócratas en esto y entienden totalmente lo que está en juego", señaló Geithner antes de añadir que el riesgo de incumplimiento de las obligaciones de la deuda de la nación "sería catastrófico".

Las declaraciones de Geithner discrepan de las de algunos legisladores republicanos, como Jim DeMint o Paul Rand, que aseguraron en público que se opondrán a cualquier intento de votar para elevar el límite de 14 billones de deuda.

Pero el secretario del Tesoro enfatizó que se habían hecho unos compromisos y había que cumplir con ellos. "No hay alternativa", dijo. "Lo que pasaría (si se incurre en el impago de la deuda) es que tendríamos que dejar de pagar a nuestros mayores (los servicios de salud) Medicare, Medicaid, la Seguridad Social, dejar de pagar los beneficios de veteranos, y el resto de pagos que hace el gobierno", señaló.

Nueva recesión

Esto traería como consecuencia "el riesgo de incumplimiento de la deuda y si lo hiciéramos, llevaría a la economía de EE UU y la economía mundial a una recesión" que, según dijo, haría parecer "modesta" la crisis financiera de 2008.

El impago de la deuda llevaría a una crisis "mucho más dramática" aseguró. "El coste de los préstamos subiría para todos y tendría un daño permanente devastador en nuestra evaluación de nuestro crédito como país".

El presidente Barack Obama firmó esta semana la ley de Presupuesto para el año fiscal actual, consensuada "in extremis" con los republicanos para evitar la paralización del Gobierno. Esta ley, que fue objeto de una dura negociación la semana pasada entre republicanos y demócratas, prevé una reducción del gasto público de 38.500 millones de dólares.

El acuerdo ha recibido críticas tanto de unos como de otros. Los expertos vaticinan fuertes batallas en el Legislativo en torno al presupuesto de 2012 y al aumento del límite legal de la deuda nacional, de 14,3 billones de dólares. Una cifra que, según declaró recientemente el propio Geithner ante el Congreso, el país sobrepasará para el próximo 16 de mayo.