Infraestructuras y turismo, los sectores más atractivos

Más de 2.000 empresas españolas miran a Brasil para invertir

Cruzar el Atlántico no es una estrategia única para las grandes multinacionales españolas. En 2010, alrededor de 2.000 empresas - en su mayoría pequeñas y medias - han solicitado información a la Cámara Española de Comercio en Brasil para invertir en el país sudamericano. La cifra es 50 veces superior a la media de los años anteriores, cuando unas 40 empresas solicitaban ayuda a la oficina en São Paulo. Más que un plan de internacionalización, la salida del capital español debe entendida como un intento de sobrevivir en una época de crisis económica en España.

Rousseff reproduce a Lula y promete continuidad en Brasil
Rousseff reproduce a Lula y promete continuidad en Brasil

"En los últimos años, la desigualdad ha disminuido en Brasil y más de 30 millones de brasileños han salido de la pobreza y han ingresado en la sociedad de consumo. Por eso, es una alternativa al mercado europeo", ha explicado Nuria Pont, directora ejecutiva de la Cámara. Pont es una gestora de empresas que vive desde hace 13 años en Brasil y cree que hay una tercera ronda de inversores españoles llegando al país, incluso con pequeñas empresas que son suministradores de las grandes multinacionales que están de camino - o ya están presentes - en suelo brasileño.

En los noventa, Santander, Telefónica y Endesa llegaron a Brasil de la mano de las primeras privatizaciones. Diez años después, cruzaron el charco compañías de servicios como OHL, Iberostar y Marsans. "Ahora, hay una tercera ronda y muchas empresas están pendientes de las infraestructuras que está construyendo el Gobierno brasileño para el mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016", ha comentado Pont.

La principal estrella es el Programa Estatal de Aceleración del Crecimiento (PAC) creado por el expresidente Lula da Silva en 2007 y que prevé proyectos de infraestructuras por importe de 2,09 trillones de reales (alrededor de 900.000 millones de euros) hasta 2014 en carreteras, sector eléctrico, ferrocarriles, líneas de metro, viviendas de protección oficial o saneamiento. Según Nuria Pont, entre los españoles la construcción, el mercado inmobiliario y el turismo, son los sectores más atractivos a la hora de invertir en Brasil. La directora ejecutiva de la Cámara cree que a finales de este año unas 3.000 empresas españolas habrán solicitado ayuda a la Cámara.

"Sin embargo, hay dudas sobre temas como la seguridad jurídica y el sistema tributario", ha asegurado el abogado y asesor del gobierno brasileño, Modesto Carvalhosa, que está en España en una serie de seminarios jurídicos promovidos por la Fundación Cultural Hispano Brasileña y la Embajada de Brasil. El experto reconoce que la justicia es lenta y que el sistema fiscal brasileño es complejo comparado con el modelo español. "Pero son dificultades superables y no impiden el movimiento de capital hacia Brasil".

Para ayudar a los empresarios e inversores españoles, la Cámara de Comercio ha elaborado una guía con casi 300 páginas con información sobre normativa de inversión, sector financiero e inmobiliario, adquisición de empresas, mercado laboral y medio ambiente.