Ve necesario que los ciudadanos asuman los costes

El presidente murciano aboga por el copago en sanidad y educación

El presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, reclamó ayer que los ciudadanos participen en la financiación de los gastos derivados de servicios como educación y sanidad, "ya que estos no pueden ser soportados por ninguna región o nación".

A tan solo dos meses de los comicios autonómicos, el debate sobre el copago ha entrado de lleno en el debate electoral. Si la semana pasada fue el Parlamento de Navarra el que rechazó la posibilidad de establecer cualquier fórmula de cofinanciación, ayer le tocó el turno al presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, quién pidió "medidas muy valientes" para pagar los servicios públicos. Y para ello propuso que los ciudadanos asuman parte del coste de la sanidad y de la educación. En un desayuno informativo organizado por Abc, Valcárcel, del PP, reconoció ante el líder de la formación, Mariano Rajoy (que no se pronunció al respecto posteriormente), que si no se hace frente a estos servicios muchos de ellos no se podrán ofrecer como en la actualidad. "El yo invito y tú pagas, tan característico de Zapatero, no me vale" dijo.

El presidente murciano hizo hincapié en la necesidad de que los ciudadanos asuman un porcentaje, "el que sea" en el coste de estos servicios básicos. "La educación y la sanidad no pueden ser soportados por el presupuesto de una región ni de una nación, por lo que es necesario que los ciudadanos participen", dijo Valcárcel, quién rechazó la posibilidad de revertir al Estado las competencias autonómicas en estas materias, tal y como ha planteado su propio partido e incluso algunas voces dentro del Partido Socialista.

Esa medida, sin embargo, no cuenta con el respaldo de todas las autonomías gobernadas por el PP. Ayer mismo el consejero de la Junta de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola, aseguró que no era partidario de esa fórmula y abogó por un estudio "con mayor ponderación y de manera más detallada". En su opinión existen "márgenes suficientes en capítulos tan importantes como los recursos humanos o la farmacia".

El último informe de PwC sobre sanidad incidía en esas vías, como el impulso de la colaboración público-privada, el incremento de los niveles de productividad de los trabajadores del Sistema Nacional de Salud, la revisión de todos los contratos con los proveedores o la creación de centrales de compra conjuntas entre autonomías.

Castilla-La Mancha se une a Galicia y echa un pulso a los grandes laboratorios

El Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó ayer la supresión de 147 medicamentos, ligados a dolores, alergias o colesterol, de un programa de prescripción de medicamentos con el fin de recortar el gasto farmacéutico. De este modo todos los pacientes que los requieran solo podrán obtenerlos a través de la receta de papel y no la electrónica, con lo que el tratamiento no quedará registrado en la histórica clínica electrónica.

La patronal Farmaindustria anunció ayer la adopción de medidas legales, tal y como hizo en Galicia, donde recurrió ante el Tribunal Constitucional el catálogo gallego de medicamentos, que selecionaba 34 principios activos, de los que tan solo se financian los más baratos.